Lo bueno, lo malo y lo peor

Foto de Gabriela Rodríguez

Por Mario Rodríguez.

Lo Bueno. Hay que resaltar el entusiasmo de la juventud por el proceso electoral. Además de un alto índice de participación joven, el seguimiento del proceso en las redes sociales y el debate generado en 140 caracteres durante está jornada, nos muestra el interés de la juventud por la política y por el futuro del país.

Lo malo. Los desaciertos del Tribunal Supremo Electoral. Es claro que al margen del resultado final, las anomalías existentes durante la jornada y en general durante todo el proceso, hacen que este Tribunal Electoral sea el peor que se haya tenido desde que el mismo se constituyo. A la presidenta del Tribunal, le quedó grande la responsabilidad.

Lo peor.  Según los datos parciales del Tribunal Supremo Electoral, el candidato del partido Patriota, el General Otto Pérez Molina y el abogado del partido Líder, Manuel Baldizón, serían los dos contendientes en una hipotética segunda vuelta.

Eso nos mete en un dilema. Qué futuro tiene el país ante esta perspectiva.

Te gusto, quieres compartir