Un elefante se columpiaba…

Por Crosby Girón – /PúblicoGT
¿Quién no recuerda esa cancioncilla en la que se describe a un paquidermo en el vaivén mágico sobre una tela de araña?

Y luego más y más elefantes “hasta más infinito” como diría mi maestro de matemáticas. Si pensamos por un momento que esa es la tela de araña que sostiene a los grandes elefantes del crimen y la corrupción en el país, entonces la tonada adquiriría dimensiones macabras.

Hoy vemos nuevamente que esa tela o red es cada vez más fuerte y podría sostener a todas las manadas de elefantes juntas sin atisbos de que pueda romperse. Hoy vemos que esos elefantes enormes de colores rojo, verde, corinto, naranja, azul y demás, son piñatas de triste papel de china barato; cuya base de endebles alambres se sostiene sobre papel periódico.

Pero los dueños de todo esto permanecen en una sombra misteriosa. O salen en las secciones sociales de los diarios. Mientras que se estanca la salud, la seguridad y la educación.

El actor norteamericano George Carlin en uno de sus shows decía: “(…) hay una razón, hay una razón por la cual la educación apesta. Y es la misma razón por la cual nunc a será arreglada. Nunca será arreglada. No busquen eso. Sean felices con lo que tienen porque los dueños de este país no quieren eso. Ahora estoy hablando de los verdaderos dueños. Los verdaderos propietarios. Los intereses de las grandes y ricas empresas que controlan todas las cosas y que toman las decisiones más importantes.

Olvídense de los políticos.

Los políticos están puestos allí para darles la idea de que ustedes tienen la libertad de elección. No la tienen. No tienen elección. Tienen propietarios, son sus dueños. Ellos son dueños de ustedes. Son dueños de todo, poseen todas las tierras importantes. Poseen y controlan las corporaciones. Lo han hecho desde que compraron y pagaron por el Congreso, el Ejecutivo y las municipalidades. Tienen a los magistrados en su bolsillo trasero y poseen todas las grandes empresas de medios de comunicación y controlan casi todas las noticias e información que logras escuchar.

Los tienen de los huevos.

Gastan miles de millones cada año para presionar y presionan para obtener lo que quieren. Bueno, sabemos lo que quieren, quieren más para sí mismos y menos para todos los demás.

Pero te diré lo que no quieren. No quieren una población de ciudadanos capaces de pensamiento crítico. No quieren personas bien informadas, ni quieren personas bien educadas capaces de pensamiento crítico. No están interesados en eso. Eso no les ayuda. Eso va en contra de sus intereses. Así es.

¿Saben una cosa?

No quieren que la gente sea lo suficientemente inteligente como para sentarse en la mesa de la cocina y averiguar qué tan gravemente están siendo jodidos por un sistema que les tiró por la borda hace 30 malditos años. Ellos no quieren eso.

¿Saben lo que quieren?

Trabajadores obedientes. Trabajadores obedientes; personas que sean lo suficientemente inteligente como para operar las máquinas y hacer el papeleo; y lo suficientemente tonto para aceptar pasivamente cada vez más todos estos trabajos de mierda. Trabajos con salarios mínimos y el mayor número de horas; reducción de beneficios, el fin de las horas extras y la pensión, que desaparece al minuto de ir a recogerlo.

Y ahora están viniendo por el dinero de su seguro social. Quieren su maldito dinero de jubilación. Lo quieren de regreso para que se lo puedan dar a sus amigos criminales de Wall Street.

¿Y saben una cosa? Lo tendrán. Lo tendrán todo de ti tarde o temprano porque poseen este maldito lugar. Es un gran club y ustedes no están en él. Ustedes y yo no estamos en el gran club. Por cierto, es el mismo gran club que usan para golpearles en la cabeza todo el día cuando les dicen lo que deben creer todo el día golpeándoles la cabeza. Y sus medios de comunicación diciéndoles qué creer, qué pensar y qué comprar.

La mesa está inclinada, amigos. El juego está amañado y nadie parece notarlo, a nadie parece importarles. Personas buenas, honestas y trabajadoras. Oficinistas, obreros, no importa qué tipo de trabajador seas. Personas que continúan –estas personas son de escasos recursos- eligiendo a estos chupa penes con dinero que no dan una mierda por ellos.

¡No les importas una mierda. No les importas ni se preocupan una mierda por ti en lo absoluto, en lo absoluto, en lo absoluto! “

Eso dice George Carlin. Las palabras de este artista norteamericano tienen una terrible vigencia para lo que hoy vive el país.


Te gusto, quieres compartir