El Voto Responsable, También Elige a la Oposición

Mariano Portillo
mantonoportillo@hotmail.com 

“Este proceso de selección no es para nada fácil, ya que con frecuencia se cometen errores, al no poder captar las intenciones e intereses escondidos de los candidatos y de las organizaciones que los postulan -por el uso frecuente de las artes del engaño-. (…)

El bienestar de la sociedad se ve empañada por los intereses personales (…)

Nuestro egoísmo es una de las razones porque la escogencia termina en error y por consiguiente, produce resultados no deseados para la sociedad y para nosotros los que elegimos.  No asumimos el siguiente criterio “Lo que es bueno para la sociedad es bueno para la persona, y lo que es bueno para la persona no necesariamente es bueno para la sociedad”. (…)

Tal vez eres uno de los que siempre votan y coinciden siempre, que  los  votos son para el ganador de las elecciones.  Al pasar, no mucho tiempo, sientes que te equivocaste -te salió chueco-, no responde a tus expectativas.  Te sientes engañado, tus esperanzas tienden a agotarse.  Hasta has llegado a pensar,  que el chueco eres tú, por ser confiado. No estamos para echarte la culpa, sino para resolver algo que ha sucedido y seguirá sucediendo si no existe orientación.  Bueno, ahora por lo menos vas a dormir tranquilo pensando que harás todo lo que está a tu alcance para tomar la mejor decisión.  Si no lo haces, por esa razón tendremos como presidente al más eficiente en el arte del engaño.”   M. Portillo. Artículo: Buscando presidente.

Siempre que vas a emitir tu voto, lo haces con la esperanza de que gane tu candidato -un primer lugar-, pero es difícil que te acerques pensando en quien te va a representar en la oposición. El voto responsable puede elegir al gobernante y en su defecto al opositor legitimo por el respaldo que da la sumatoria de los votos, por lo tanto; es representante de los que votaron a favor y esto le dará fuerza para oponerse y denunciar cuando las cosas anden mal o bien apoyar las acciones que benefician  al pueblo.

Si al votar con responsabilidad no gana tu candidato,  has escogido la oposición –¿cómo te parece esta idea?-.  Esta oposición es la que le va a corregir la plana al nuevo gobierno.  Sera tu voz, porque te representara en cada acto. Desde luego esto es posible porque tu voto es consciente. La oposición serán: el 2do., el 3er., el 4to., lugar y así sucesivamente, cada uno tendrá una legitimidad para representar al principio a los que votaron por ellos, -en el proceso pueden irse legitimado, hasta alcanzar mayor respaldo-, porque la gente cada vez más creerá en lo que hacen, -interpretando y representando al pueblo-.
La “responsabilidad” no solo nos lleva a elegir, sino también, nos hace responsable de las consecuencias del voto emitido. Porque “responsabilidad” significa: cumplimiento de las obligaciones al hacer algo. Y “Votar” es el acto por medio del cual manifestamos nuestra responsabilidad de elegir entre las opciones presentadas.

El voto responsable, es cuando, antes de emitir tu voto, te has informado de los valores de cada uno los candidatos; los principios que practican y de sus planes de gobierno –en su defecto de oposición-. Después de un análisis; enfocado en los intereses de la sociedad y del fortalecimiento democrático, te das cuenta de quién es el idóneo, por el cual se debe votar y si pierde será parte de la oposición tan importante en el sistema democrático.

Definitivamente la oposición no obtendrán la presidencia, pero en el proceso han logrados representaciones en el congreso y en muchas corporaciones municipales. Todos estos espacios, son instancias de poder, -esencial para legitimarse, al unirse a los intereses del pueblo-. 

El argumento anterior justifica en parte de porque no debe darse el tan famoso “voto de castigo”, -es un acto de venganza-, porque es casi seguro que por ello se estaría apoyando a alguien peor, en el mejor de los casos a alguien igual al que no se quiere. Esta no es una decisión inteligente y en nada ayuda a mejorar el estado de cosas.

No ir a votar, es una decisión que puede dar lugar a muchas  interpretaciones, entre ellas: que estás en desacuerdo con el sistema democrático, esta inhibición daría espacio para pensar que lo que se desea es un sistema autoritario o dictatorial.

Votar nulo o en blanco-, podría dar lugar a otras interpretaciones, entre ellas: que estás de acuerdo con el sistema democrático, pero a la vez le llamas la atención al sistema de partidos políticos que no han contemplado personas idóneas y sin tacha como candidatos. 

El sistema electoral debiera tomar en cuenta estos resultados -comúnmente discriminados-; por la información que contiene, -con sus diversas manifestaciones-. Al hacerlos públicos y dialogar al respecto, servirá para que el sistema de partidos políticos esté advertido y así cumpla con su papel dentro de una sociedad democrática.  La sociedad se expresa y en muchos casos como este, son muy claros.  Esconder estas verdades a nadie beneficia.

En democracia, la sociedad debe llenarse de valor, -el miedo es mal consejero-, porque de este lado esta verdad y los votos que deciden quién gana, -en quien se deposita la esperanza de un mañana mejor-.

Cuando los candidatos fuertes a la presidencia no “convienen” al país, elegir la oposición es un deber. Votar responsablemente, –o conscientemente-,  es también votar por una oposición legítima, representativa y fuerte.

La Constitución Política puede ser tan buena que es posible que no nos la merezcamos, pero también hemos tenido presidentes que no nos merecemos.

Los foros y los debates, pueden sacar todo lo bueno y lo malo que tienen en lo más profundo los candidatos. 

Lo primero que podemos hacer es votar conscientemente, no por emociones o para pagar deudas, es una decisión responsable y valiente.

No nos debemos de comportar como siervos, porque estos hacen lo que  les dice su amo, quien tiene intereses que contrastan con los tuyos y los de la sociedad.

No hemos visto milagros en la política, pero también no hemos visto los gobiernos democráticos y estados desarrollados de Europa, pero sabemos que existen, -están allí-.

Para limpiar este sistema político hay que meterse. Se sale amenazado, maltratado, atacado, pero quedará limpio, -si nos ponemos de acuerdo en hacerlo-.
http://marianoportillo.jimdo.com/art%C3%ADculos-mariano-portillo/


Te gusto, quieres compartir