Super Copa, Super Messi

Manoel Alvarez/ Públicogt

Barcelona y Real Madrid protagonizaron otro clásico que paralizo al mundo por 90 minutos, un partido comparado únicamente con una batalla épica que dio como resultado la victoria de tres tantos contra dos del equipo azulgrana contra su archirival, resultado que consagra al equipo culé como campeón de la Supercopa española.

Lionel “la pulga” Messi, que sin duda alguna fue el jugador de la serie, guió a los barcelonitas a la gloria y a la conquista numero 10 de Supercopas españolas, Messi, que el partido de ida colaboró con un tanto y una asistencia,  en este anotó en dos ocasiones y asistió en otro.

El Real Madrid guiado por José Mourinho quería empezar la temporada noqueando a su archienemigo y arrebatándole un trofeo en su feudo, ya que el equipo merengue salto al campo con un planteamiento agresivo y jugo con todo y por momentos da la sensación que es un equipo distinto al de la temporada pasada.

Sin embargo los vigentes campeones de Europa no estaban dispuestos a perder y menos dejar escapar la oportunidad de coronarse frente a su público, y que mejor manera de hacerlo que frente a los madridistas, de hecho solo les tomo 14 minutos abrir el marcador por intermedio de Andrés Iniesta, después de una asistencia de Messi.

Sin embargo al minuto 19 Cristiano Ronaldo emparejo los cartones luego de un desacierto de la saga culé, luego del empate el partido no fue tan atractivo como el primero, pues Barcelona tuvo más tiempo el balón y los madridistas no pudieron asentarse tan bien en el campo.

Parecía que el partido se iba empatado al medio tiempo, pero Messi tenía otra cosa en mente y al minuto 44 apareció en el área rival y batió a Iker Casillas a la salida de un córner, tras recibir el balón después de un taconazo de su compañero Piqué, Leo superó por alto al portero madridista y adelanto de nuevo al Barça.

Emocionante segunda mitad

Al iniciar la segunda mitad, Barcelona intento meter la pausa y congelar el balón en los pies de sus jugadores habilidosos, sin embargo el Madrid sabido que no había mañana adelanto filas he hizo lo que pudo para presionar a su rival pues no tenia otra opción.

Todo parecía indicar que el potencial técnico del equipo culé bastaría para retener el marcador y coronarse campeón, sin embargo a falta de nueve minutos para finalizar el encuentro Karim Benzema silencio al Camp Nuo al anotar un gol y decretar el empate en el marcador luego de una desconcentración de la defensa azulgrana.

El gol de Madrid alertó a los dirigidos de Pep Guardiola y estos intentaron que el partido no se fuera al alargue, se fueron al abordaje incluso sabiendo el peligro que esto representaba tomando en cuanta que Cristiano Ronaldo podía aprovechar un contraataque blanco.

De nuevo todo parecía indicar que el árbitro central pitaría el final del encuentro con la paridad y que se tendría que disputar tiempos extras, para definir al campeón pero a falta de tres minutos se vendría la locura al campo del Barcelona.

Messi triangulo con Cesc Fábregas y Adriano, este ultimo centro a media altura al corazón del área merengue y Messi, para coronar una actuación increíble, apareció en el momento y lugar justo para darle el puntillazo final a la pelona y enviarla al fondo del arco merengue y adelantar definitivamente a los culés.

Con el Camp Nou desbordado en felicidad, y los jugadores del Madrid frustrados con la genialidad de Messi se desató la bronca en el césped de juego luego de una descalificadora entrada de Marcelo sobre Fábregas lo que le ocasiono la expulsión del brasileño.

Además fueron expulsados por agredirse mutuamente los jugadores David Villa y Mesut Özil, Mourinho también perdió los estribos ya que le metió un dedo en el ojo del ayudante de Pep Guardiola, Tito Vilanova.

Al calmarse la situación y luego de la bronca y las expulsiones el arbitro decreto el final del encuentro y Barcelona se proclamo campeón por tercer años consecutivo de la Supercopa de España.

La nota lamentable además de la riña al final del partido es que El Real Madrid, con las acciones de su técnico y del equipo no esperó en el campo a que le entregaran el título de campeón a Barcelona, acto que le hace perder prestigio y honor como club de fútbol.


Te gusto, quieres compartir