Crecimiento económico y calidad de vida

Omar Marroquín Pacheco

La nueva conceptualización de crecimiento económico debe estar ligada directamente a la calidad de vida de las poblaciones.  En la actualidad se tiene una comprensión más profunda de la relación existente entre el crecimiento económico y la calidad de vida, que desde cualquier punto de vista debe ser una relación equitativa.

El concepto manejado en décadas pasadas, era que existía un antagonismo entre crecimiento económico y equidad, se pensaba que si los beneficios que generaba una sociedad se repartían de forma muy igualitaria, se frenaría el desarrollo, debido a que los incentivos no serían atractivos, se trabajaba bajo la hipótesis  que los ricos tenían que tener estímulos especiales para poder ahorrar y así invertir más.

Las economías sobre todo las asiáticas, han comprobado que la hipótesis anterior es errónea, ya que el crecimiento de las mismas descansa precisamente en la distribución equitativa de la riqueza, que no es lo mismo que la distribución del ingreso.

Esta comprobado que lo que genera ingreso es la riqueza productiva y, se incluye aquí al capital humano.  A manera de ejemplo: Corea, que inicio el crecimiento con una reforma agraria en gran escala, donde rompieron las estructuras feudales de clases apoyada con un fortalecimiento de la infraestructura rural.  Hay que resaltar el hecho de la importancia que Corea dio a la enseñanza primaria y secundaria.  Para finales de los años ochenta, Corea ya gozaba de un crecimiento económico equitativo, donde destinó  un 10% a la educación terciaria y, Venezuela en donde el crecimiento ha sido menos equitativo, en las mismas fechas, destino un 40% a la educación terciaria.

La extensión horizontal de la educación, lo que provoca es la intensificación del ritmo de crecimiento y a la vez provoca que los beneficios se distribuyan más equitativamente, a saber: un pequeño grupo, que pierde su monopolio educacional, ya no puede exigir que se recompensen sus conocimientos, lo que hace que se reduzca la desigualdad entre los sueldos.

La enseñanza por sí sola no garantiza un crecimiento equitativo, las personas necesitan las oportunidades para poder poner en práctica los conocimientos adquiridos.  El éxito presentado por los países de Asia, consiste en que ellos han generado muchos empleos en la agricultura y el nivel de salarios, ha sido más homogéneo.

Esta porción alta de personas trabajando en la agricultura, crea demanda de servicios básicos, que requieren producción con alta densidad de mano de obra, de esta manera los niveles de empleo se multiplican en toda la economía.

Al existir una distribución más igualitaria del ingreso, se favorecen los trabajos en donde se utiliza mayor cantidad de mano de obra, estimulando tanto el crecimiento como la generación de empleo.

Te gusto, quieres compartir