Carta urgente a las abuelas y abuelos a sus nietos y nietas: “un llamado desde la ética”

Por Kajkoj Maximo Ba Tiul* ajpop2004@yahoo.es

Nosotros y Nosotras, “Chiwach: Rik’ux Taxaj-Rik’ux Aq’al, Tz’aqol-B’itol, Tepew y Gukumatz’, Alom – Qa Jolom, Ixpiyakok, Ixmukane, Jun Jun Ajpu-Wuqub Jun Ajpu, Jun Ajpu e Ixb’alamqe, Xb’akialó, Jun Batz’-Jun Chowen. B’alam Kitz’e, Balam Aqab’, Majukutaj, Iq B’alam, Qaja’ Palona’, Tzununij’a, Chomija’, Kakixaja’, Tojil, Avilix, Jakabitz.

Reunidos en Consejo, como cuando nos reunimos para decir lo que debería de entrar en la carne del hombre y de la mujer. Ayudados por todos los seres vivientes. Quienes tienen su winaqil. Siguiendo nuestra práctica comunitaria de llegar a consensos. Siguiendo el mandato de nuestro espíritu, de nuestro pensamiento. Unidos bajo un solo pensamiento, un solo sentimiento y una sola lengua.

Decidimos escribirles estas líneas. Aunque sabemos que muchos ni lo leerán. Lo hubiéramos querido hacer en nuestros idiomas, pero sabemos, que, comprenderán que usamos el idioma del colonizador, porque lo que nos duele es que muchos y muchas de Ustedes ya no hablan nuestros idiomas y solo hablan de nosotros cuando les conviene. Precisamente por eso, nosotros queremos entrar en sus pensamientos y corazones, antes que llegue el día de las elecciones.

Sabemos que ahora, en todo Siwan Tinamit, están preparándose para elegir a autoridades. Sabemos que como candidatos y candidatas hay de todo. Todos y todas están ofreciendo muchas cosas, incluso Ustedes han sido tentados a engañar a sus hermanos y hermanas. Como pasan con algunos que hipotecaron su pensamiento con las empresas multinacionales en la región Ixil, en Alta Verapaz y en otros lugares del país. Otros han servido de “pensadores” para el Banco Mundial, el BID y otros organismos internacionales y sus ideas han servido para querer explotar nuestros territorios. Muchos piensan que porque estamos terminando un b’aqtun y comenzando otro, ya es el tiempo de Ustedes, eso no es cierto. El tiempo se gana y el tiempo nuestro no es el tiempo político del occidente. Es otro tiempo y que muchos de Ustedes no han logrado interpretar.

Nos hemos dado cuenta que Ustedes nietos y nietas también están compitiendo en puestos de elección popular. Algunos y algunas se están reeligiendo, otros por primera vez. Lo que nos preocupa y nos duele, es que siguen la misma forma de dirigirse a la gente como lo han hecho los descendientes de quienes mataron a sus abuelos y abuelas durante más de quinientos años. Lo que nos duele, es que ninguno de Ustedes, aunque algunos y algunas, han hecho estudios sobre lo duro que es el modelo de desarrollo que han implementado en las comunidades, no defienden a sus comunidades. Nos llama la atención que quienes están caminando hacia su elección, no han dicho nada, cuando sus líderes utilizan nuestros tejidos, nuestros discursos, nuestro pensamiento, como folklor (saben que eso es una actitud discriminadora hacia nosotros).

Los hemos seguido de cerca a Ustedes, cuando van de pueblo en pueblo acompañando a los lideres de los partidos políticos, y nos hemos dado cuenta que muchos ya aprendieron las mañas de engañar, de querer ser igualitos que ellos. De que ya se les olvidó la sangre de sus abuelos y abuelas que ha corrido en este lindo territorio. Nos hemos dado cuenta que muchos de Ustedes solo quieren llegar al gobierno, para no hacer nada a favor del pueblo.

Hablan de nuestra filosofía y nuestra ideología, pero están lejos de vivirla como nosotros les pedimos. Nosotros les dijimos “no nos olviden y no nos borren de sus memoria”, pero Ustedes abandonaron nuestras normas. Les dijimos que “no enseñaran nuestra vergüenza”, pero Ustedes cada vez nos dan vergüenza, porque están queriendo fortalecer una institución que durante muchos años, ha matado y oprimido a sus pueblos.

Nosotros y nosotras no fuimos mentirosos/as, ladrones/as, corruptas. Nosotros siempre tratamos de vivir en armonía y en equilibrio con todos y todas. Pero Ustedes, al mezclarse en los partidos políticos son conducidos por racistas, discriminadores, asesinos, genocidas, corruptos, narcotraficantes, etc., se están haciendo cómplices de la destrucción del pueblo.

Por eso les pedimos, que piensen bien lo que están haciendo. No es cierto que hayan consultado con nosotros. No digan que consultaron con el fuego sagrado sus intensiones, porque no es cierto. Tampoco hablen de nuestra cosmovisión porque no saben vivirlo. No hablen del Buen Vivir, porque no saben que es eso.

Están todavía a tiempo de rectificarse, de cambiar de pensamientos. De volver al camino del oriente. Están todavía a tiempo, de pensar como Junajpu e Ixb’alamqe que no se dejaron vencer por los Oxjaluj Kame en Xib’alb’a. Están a tiempo de denunciar la injustica y la opresión que generaron los lideres a quienes ustedes siguen y a quienes les dieron el dinero para participar.

Les enviamos esta reflexión desde Paxil, Cayalá, en donde los animales encontraron el maíz con el que elaboró la maza la abuela Ixmukane para que Ustedes tuvieran buena vida y en abundante. Les enviamos esta reflexión desde los Oxlajuj Tzultaq’a de sus hermanos q’eqchi. Desde los valles, montañas, ríos, nubes, que rodean nuestro mundo, el mundo de Ustedes. Desde esos lugares en donde ahora nos encontramos.

Oxjalj Ak’ab’al

* Maya poqomchi, aj tz’ib’, antropólogo, profesor universitario


[i] Si nuestros abuelos y nuestras abuelas escribieran alguna notita para sus nietos y nietas que se postulan a elección popular, pienso que lo harían de esta forma.

www.albedrio.org

Te gusto, quieres compartir