Una batalla que parece perdida

Manoel Alvarez/PúblicoGT

El miércoles 29 de junio, después de sortear innumerables problemas por impugnaciones a las asambleas y recursos de amparo, de revisión y de nulidad, el Registro de Ciudadanos (RC) del Tribunal Supremo Electoral (TSE) anuncio que rechazaba la inscripción de Sandra Torres Casanova de la coalición Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), y Gran Alianza Nacional (GANA), señalando que existe fraude de ley.

Literalmente el fallo del RC dice: “Resuelve: denegar la solicitud de inscripción de la señora Sandra Julieta Torres Casanova, como candidata a la Presidencia de la República a la que no puede optar por la prohibición expresa contenida en el artículo 186, literal c) de la Constitución y por el fraude de ley en que se ha incurrido, según lo establecido en el artículo 4 de la Ley del Organismo Judicial”.

No pasaron ni 24 horas después de haber recibido la notificación cuando el comando de campaña de la UNE-GANA, representado Cesar Fajardo presento un recurso de nulidad ante el pleno de magistrados del TSE para tratar de revertir la resolución del RC, Fajardo mencionó en esa ocasión: “Es una impugnación total contra la resolución del Registro, porque no estamos de acuerdo con lo que dicen. Acatamos el fallo, pero no lo compartimos. Pedimos que se deje sin efecto la resolución que se nos notificó”.

Los abogados de la colación UNE-GANA explicaron que el recurso tiene como sustento el artículo 246 de la Ley Electoral y de Partidos Políticos. Además los dirigentes de la coalición señalaron que el rechazo para inscribir a Torres demuestra que se tiene miedo a su participación en la disputa por la primera magistratura.

Varios presidenciables se pronunciaban al respecto Manuel Baldizón presidenciable del partido Libertad Democrática Renovada (LIDER) declaró: “El TSE se apegó a Derecho y quiero reconocer esa autonomía e independencia que tiene el Tribunal, que es aplaudible, porque actuó de una manera imparcial”.

Eduardo Suger presidenciable del partido Compromiso Renovación y Orden (CREO) expresó: “Aquí se verifica que hubo un fraude de ley; esta resolución es una buena señal, porque el TSE hace que las leyes prevalezcan y que nadie puede saltarse la ley; es un mensaje fuerte”.

Mientras todo esto pasaba las opiniones y conjeturas de toda la sociedad guatemalteca no se hicieron esperar, estas fueron hechas a través de las redes sociales, y tan solo bastaba visitar alguna página de algún diario nacional para encontrarse con los interminables comentarios en los foros que ahí había.

Entre las posibles soluciones que se expresaban los comentarios estaba ya no inscribir a Sandra Torres y optar por alguien más, otro era ya no tener presidenciable y apoyar otra candidatura con otro partido, varios incluso mencionaron la posibilidad de otro “jueves negro” y algunos comentarios solo se limitaban a insultar o apoyar al partido oficial pero esa duda la disipo el Secretario General de la UNE cuando en conferencia de prensa afirmó: “El plan a, b, c y hasta z es Sandra Torres a la Presidencia”.

El inicio de un largo y tortuoso camino

El partido oficial apenas y estaba asimilando todo lo que estaba pasando cuando otro problema lo sacudió y fue el señalamiento del magistrado suplente del TSE José Pérez Lara que Dijo que cuatro miembros titulares de ese ente eran parciales en sus resoluciones, porque, según dijo, fueron electos por el partido oficial y supuestamente cometerán una “monstruosidad” jurídica para inscribir a Sandra Torres.

Pérez expresó que los magistrados Marco Tulio Melini y Mirtala Góngora habían sido electos por la UNE en el Congreso, y que en complicidad con los otros dos titulares, Patricia Cervantes y Ulises Gómez, supuestamente votarán a favor de que Torres sea inscrita como candidata presidencial por ese partido.

Ante estas declaraciones la magistrada Gongora en nombre de los magistrados aludidos, rechazó los señalamientos de Pérez, afirmó que sus resoluciones no son de colores ni van dedicadas a alguien en particular, el partido oficial no emitió declaraciones y la jornada del 30 de junio en el TSE culmino con una nueva amenaza de bomba en la antigua casa de la familia Yurrita.

La situación en ese momento era muy tensa para el partido oficial, de hecho ese mismo día se registro un incidente en Ciudad Quetzal pues simpatizantes de Sandra Torres agredieron a un pequeño grupo de periodistas con el objetivo de impedir que estos escucharan el discurso de la presidenciable de la UNE-GANA y obtuvieran declaraciones.

Luego de que fueran insultados por los simpatizantes estos pidieron una entrevista con Torres, pero el dirigente Orlando Blanco dijo que la candidata no hablaría y repitió que los periodistas debían retirarse, porque “es una actividad privada, disculpen, pero son órdenes”.

El 1 de julio la coalición UNE-GANA recibió un nuevo revés pues se dio a conocer que después de cuatro horas de deliberación, los magistrados titulares del TSE rechazaron el recurso de nulidad presentado por la UNE-GANA, de manera extra oficial se tuvo información de que el fallo estuvo dividido, tres votos en contra y dos a favor.

En teoría los magistrados Marco Tulio Melini y Ulises Gómez fueron quienes con su voto favorecían la candidatura de Torres, mientras que las magistradas María Eugenia Villagrán, Patricia Cervantes y Mirtala Góngora desfavorecían la candidatura de Sandra Torres, más tarde esa información se haría oficial.

Se avizoran las cortes

El 2 de julio la coalición UNE-GANA recibió la notificación sobre la decisión de los magistrados del TSE, que ratifica el rechazo del Registro de Ciudadanos a la petición de Torres para competir por la presidencia.

Ante esto los abogados de la ex Primera Dama redactan un recurso de revisión que preveían presentar entre el 4 o 5 de julio en el TSE, con el cual buscan convencer a los magistrados de que inscriban su candidatura.

Según Cesar Fajardo de la UNE ese es el último recurso legal que se presenta en el TSE, y si fuera rechazado, el siguiente paso es presentar un aparo ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ), para que esta falle a favor de Torres.

Si fuera negado el amparo en esta corte, en última instancia el futuro de la presidenciable de la UNE-GANA podría decidirse en la Corte de Constitucionalidad (CC), donde la coalición tendría que presentar otro amparo y esperar que este sea positivo, de otra manera ya no habrá forma de que Sandra Torres Participe en estas elecciones.

Sin embargo antes de pensar en estas opciones la coalición UNE-GANA cifra sus esperanzas en que los magistrados del TSE cambien su opinión e inscriban a su presidenciable mediante el recurso de revisión que presentaran.

El tiempo, el peor enemigo

Tomando como base los dos reveces que ha sufrido el partido oficial en su intento de inscribir a Sandra Torres como candidata presidencial, no es absurdo pensar que este nuevo recurso de revisión también será denegado cuando este llegue al pleno de magistrados del TSE.

Por lo tanto es muy probable que la lucha para inscribir a Sandra Torres se enfile hacia la CSJ y muy posiblemente hasta la CC, hace ocho años, José Efraín Ríos Montt, entonces candidato del partido oficial de turno, Frente Republicano Guatemalteco (FRG), tardó casi 40 días en lograr su inscripción, tras el primer rechazo del RC.

Aunque los casos de Torres y Ríos tienen cierta similitud, en esencia son distintos, sin embargo el procedimiento es el mismo, y es muy preocupante para el partido oficial si se toma en cuenta que para que la CC de el fallo final e inapelable al caso de Torres, tardaría más o menos en un mes, en los primero días de agosto.

Pese a que las solicitudes de inscripción de candidatos vence el 11 de julio próximo, en menos de 8 días, el RC puede otorgar la acreditación después, por lo que la resolución puede tomarse tras esta fecha.

Sin embargo esta opción es un arma de dos filos para la UNE, pues así como existe la posibilidad de que la candidatura de Torres sea aceptada también se corre el riesgo de sea rechazada definitivamente, si esto llegara a pasar el partido oficial declinaría de la contienda ya que no tendría candidato presidencial.

Pero la UNE había convocado previamente a su asamblea general el próximo sábado 9 de julio, para elegir nuevamente al binomio presidencial, aunque fuentes del partido han asegurado que no proclamarán nuevos candidatos presidenciales, esta oportunidad podría servir como un “comodín” en caso se encuentre muy entrampada la inscripción de Torres.

Por lo tanto el futuro político de Torres no solo depende de lo que digan los magistrados del TSE, la CSJ o la CC, ahora también existe la posibilidad de que su mismo partido decline de su participación si considera que su inscripción es una batalla perdida, por lo tanto es cuestión de días para saber cual será el futuro que le depara a la ex señora de Colom.

Te gusto, quieres compartir