Transfuguismo: Producto de la debilidad de los partidos políticos

Manoel Alvarez/PúblicoGT

El transfuguismo es una denominación atribuida en la política a aquellos representantes que traicionando a sus compañeros de lista, se apartan individualmente o en grupo de la agrupación política con la cual llegaron al poder, en el país esta acción es muy común y afecta de manera negativa a la política nacional.

Un claro ejemplo de esto es lo que ocurre con los diputados guatemaltecos ya que el transfuguismo es utilizado según los intereses personales de los políticos y no por el bien de la población como en teoría debería ser.

Suele creerse que en época electoral esta práctica es más común, ya que en teoría muchos diputados que buscan la reelección buscan un partido donde les resulte más fácil conseguirlo.

Sin embargo la realidad es otra ya que el transfuguismo es una constante, que se ha manifestado como algo normal durante este último periodo legislativo, pues es común saber de diputados que cambian de bancada.

Intercambio de poder

Esta acción hace que el panorama en el congreso cambie constantemente, el ejemplo mas claro es que en enero del 2008 la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) llego al congreso con 51 curules, la Gran Alianza Nacional (GANA) contaba con 37 y el Partido Patriota (PP) llego con 29.

Para mayo del 2011 la perspectiva había cambiado abruptamente, ya que la bancada más numerosa es la del PP que cuenta con 37 legisladores, seguido de la UNE con 34, la GANA con 15 y además se registra la aparición de dos nuevas bancadas mayoritarias en el congreso, siendo estas Libertad Democrática Renovada (LIDER) y la Bancada Guatemala (BG), que cuentan con 28 y 13 representantes respectivamente.

Que el transfuguismo sea tan común pone en evidencia la debilidad de los partidos políticos, pues al dejar que los diputados emigren de un lado a otro solo muestran su impotencia, esto también demuestra que la política de los partidos practican esta mal, porque a estos no solo debe interesarles llegar al poder, debe interesarles más mantenerlo, cosa que al parecer no saben hacer.

A criterio de los expertos los intereses particulares han dominado en el Congreso y han paralizado la acción gubernamental, además la gran movilidad reflejada por los legisladores tránsfugas genera en el pleno intensas negociaciones entre todos los bloques, ya que no existe una mayoría que pueda definir el rumbo de cualquier iniciativa.

Los problemas que acarrea

El simple hecho de emigrar con el que antes era considerado adversario representa un problema para la política nacional, en el sentido de que se actúa por conveniencia y se deja a un lado el verdadero sentido de la política, la administración del poder para el bien común.

Lo que se manifiesta claramente en este momento, ya que ninguna bancada puede promover una iniciativa de ley, pues nadie tiene mayoría absoluta en el congreso, en el caso de las bancadas más grandes ninguna sobrepasa el 25% de representación de los 158 legisladores.

Esto debido a que el PP que cuenta con 37 diputaciones y representa el 23.42% de la población del congreso, la UNE tiene 34 legisladores y constituye el 21.52% y LIDER que cuenta con 28 curules que significa el 17.72% de la representación total.

Para empeorar las cosas estas tres bancadas parecen nunca estar de acuerdo unas con otras para aprobar puntos de interés nacional, y se demuestra con los bloqueos para la aprobación de algunos puntos de interés nacional con el bloqueo de la agenda legislativa a través de procesos de interpelación larguísimo o de romper el quórum para evitar avances.

La mala practica del transfuguismo como ya se dijo antes solo pone de manifiesto la debilidad de la política nacional, por lo tanto urgen dos cosas la primera crear conciencia en los legisladores para que recuerden que su deber en el congreso es servir al pueblo y no a ellos mismo y segundo crear políticas de estado y no de gobierno o partidos, como se hace hoy, que impiden el desarrollo y el avance de toda una nación

Te gusto, quieres compartir