El estigma de la violencia electoral

Manoel Alvarez/PúblicoGT

La violencia electoral es solo el reflejo de una sociedad donde impera el crimen, la intimidación y el miedo, una sociedad que ha perdido los valores, donde de la vida no tiene ningún valor y donde el terror es la mejor arma para tener en sumisión total a una aterrada población.

En menos de una semana fueron asesinados dos candidatos a la alcaldía de San José Pinula, el primer hecho sucedió el pasado fin de semana cuando Augusto Enrique Ovalle Barrera, del Partido Unionista (PU), fue muerto a balazos junto a dos de sus colaboradoras, en un hecho registrado la noche del sábado 11 de junio, en el ingreso de la aldea Concepción del referido municipio.

Patricia de Arzú, candidata presidencial del PU, publicó en su muro de facebook: “Condenamos enérgicamente el asesinato de nuestro candidato a alcalde. Pedimos a Dios le dé mucha fortaleza a su familia en tan difícil momento”.

El segundo hecho ocurrió el pasado jueves donde lamentablemente Carlos Enrique Dardón Girón, de 43 años, candidato por el partido Compromiso, Renovación y Orden (Creo), murió en un hospital privado, luego de haber sufrido un atentado en una barbería de un centro comercial de la zona 1.

Eduardo Suger, candidato presidencial de CREO, expresó: “Se habla de una fiesta democrática; se habla de una fiesta política, ¿y qué hay en este país? Nada más que asesinatos, lágrimas, tristeza, pobreza, falta de empleo, falta de orden y un montón de sinvergüenzas que no pueden poner orden”.

Simplemente imparable

Los violencia contra los candidatos en San José Pinula llegaron a tal grado que el pasado viernes fue denunciado públicamente que los candidatos a alcalde de ese municipio por el partido Libertad Democrática Renovada (LIDER) y Partido Patriota (PP) fueron amenazados de muerte por medio de mensajes de texto a sus celulares, el actual alcalde de la comuna también fue amenazado.

Para empeorar las cosas las amenazas se convirtieron en realidad cuando el pasado sábado Luis Marroquín, aspirante a la alcaldía por el partido LIDER, fue emboscado y baleado cuando viajaba en su vehiculo, para fortuna de Marroquín fue trasladado a un sanatorio privado local y posteriormente remitido a un hospital privado en la capital.

Tristemente la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), ha registrado 26 asesinatos vinculados directamente al proceso electoral, En los primeros seis meses de este año, también se encuentran registradas a 15 personas heridas, 27 con amenazas y dos allanamientos o robos a sedes de partidos políticos en el interior del país.

Según Rolando Yoc, procurador adjunto, los departamentos de Jutiapa, Santa Rosa, Zacapa, Retalhuleu. Escuintla, Chimaltenango y algunos municipios de Guatemala son considerados como zonas rojas según un mapeo de riesgo realizado por la PDH.

El procurador adjunto agrega que “esto refleja los niveles de insuficiencia e incapacidad ya que después de 26 asesinatos las autoridades no han hecho ninguna captura al respecto”.

No solo los asesinatos son violencia

El clima de violencia política electoral ha llagado a tal grado que se reproduce no solo con asesinatos de candidatos, sino con agresiones entre los políticos, demás esta recordar que cada vez que hay un mitin los políticos se desacreditan con discursos confrontativos y llenos de acusaciones.

Esta semana la violencia la protagonizo el PP, con las acusaciones de su fiscal general, Anabella de León, ante el pleno de magistrados del Tribunal Supremo Electoral (TSE), contra Manuel Barquin de la Gran Alianza Nacional (GANA), al final el hecho solo atraso la agenda y provoco que los ánimos se caldearan.

Violencia también es lo que ocurre en el congreso, donde esta semana circulo una carta que supuestamente la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) envío a Carlos Manuel Enríquez Ramos, comandante de la segunda brigada, para que retiraran la propaganda rival en Zacapa y Chiquimula. Según el oficialismo esta carta es solo para incitar a la confrontación.

Pero lo cierto es que el diputado por el departamento de Zacapa, quien busca su reelección por el partido LIDER, Leonel Castañeda, declaró que en los últimos días han robado la propaganda del partido, por lo cual lo denunciarán en el Ministerio Público (MP) y el TSE.

Lamentable es que la propia hermana de la candidata presidencial de la UNE, Gloria Torres haga una denuncia en la oficina del Procurador de los Derechos Humanos, por temor represalias por interponer amparos que bloquean la inscripción de su hermana en el TSE, que según Torres podrían costarle la vida.

Con tanta violencia, con tanto terror y con tanta angustia, es increíble que los políticos aún nos quieran vender la idea de que el panorama en materia de seguridad mejorara, antes de decirle tantas falsas promesas al pueblo, deberían primero dar el ejemplo y luchar para que cese la violencia electoral y luego hablar de sus planes de seguridad.

Te gusto, quieres compartir