Informe revela responsabilidades del Banco Mundial en el caos climático

Un nuevo informe publicado hoy por Amigos de la Tierra Internacional en las negociaciones de la ONU sobre el clima que se están llevando a cabo esta semana en Bonn, muestra que el Banco Mundial invierte cada vez más en combustibles fósiles y promueve
falsas soluciones empresariales al cambio climático, tales como el comercio del carbono, que profundizan, en lugar de mitigar, las actuales crisis ambientales.

El informe, “Banco Mundial: catalizador del cambio climático devastador”,
responde a las preocupaciones expresadas por los países en desarrollo
acerca del papel cada vez mayor que está adquiriendo el Banco Mundial en
el financiamiento para el clima.

El informe muestra como el Banco invierte cada vez más en combustibles
fósiles, lo que induce a países como India y Sudáfrica a depender cada vez
más en el carbón. Además, el Banco impulsa la expansión de los mercados
del carbono, que son una válvula de escape a disposición de los países
industrializados para evitar reducir sus emisiones, que causa daños
ecológicos y el desplazamiento de comunidades en el Sur global. Y a pesar
de sus impactos negativos en términos ambientales, sociales y de cambio
climático, el Banco Mundial continúa aumentando significativamente su
apoyo a las grandes represas hidroeléctricas.

A pesar de los préstamos que otorga para proyectos sumamente
insustentables en todo el mundo, el Banco está procurando asegurarse un
papel influyente en el nuevo Fondo Verde para el Clima de la ONU y en los
mecanismos para reducir las emisiones derivadas de la deforestación y la
degradación de los bosques (REDD).

El Coordinador del Programa de Justicia Económica de Amigos de la Tierra
Internacional, Sebastián Valdomir, dijo:

“El Banco Mundial es parte del problema climático, no de su solución. Sus
conflictos de interés y sus pésimos antecedentes sociales y ambientales
deberían servir para descalificarlo automáticamente de cualquier
participación en el diseño del Fondo Verde para el Clima, y del
financiamiento para el clima en general”.

El Banco Mundial es acusado de conflictos de interés al oficiar de
administrador interino del Fondo Verde para el Clima (función fiduciaria)
y formar parte de la Unidad de Apoyo Técnico que está diseñando el fondo
(función de consultoría). Como consecuencia, el Banco estaría diseñando un
fondo que supuestamente debería supervisar sus propias actividades.

Las inversiones del Banco Mundial en combustibles fósiles y el impulso a
las falsas soluciones al cambio climático como el comercio de carbono y
las grandes represas, deberían ser suficientes para excluir al Banco de
cualquier tipo de participación en el diseño del Fondo Verde para el Clima
de la CMNUCC.

Amigos de la Tierra Internacional reclama que el financiamiento para el
clima provenga de aportes presupuestarios y otras fuentes innovadoras que
no estén basadas en el mercado –tales como impuestos a las transacciones
financieras- y que su monto guarde proporción con el papel
desproporcionado de los países ricos en la generación del problema del
cambio climático.

Kate Horner, analista de políticas de Amigos de la Tierra Estados Unidos,
dijo:

“El Banco Mundial pretende mostrar liderazgo en la lucha contra el cambio
climático, pero como muestra este informe, es uno de los mayores
financiadores de proyectos de combustibles fósiles sucios, comercio del
carbono y mega-represas. Estas iniciativas agravan la pobreza y nos llevan
al borde de un desastre ambiental mundial”.

NOTAS PARA LOS EDITORES

[1] El informe muestra que en 2010 el Banco batió un nuevo récord en
materia de financiamiento para combustibles fósiles (6.600 millones de
dólares en total), lo que representa un aumento del 116% con respecto a
2009. De ese total, 4.400 millones de dólares se invirtieron en proyectos
asociados al carbón, lo que también significó un incremento récord del
365% respecto del año anterior.

[2] El brazo prestamista del Banco Mundial para el sector privado, la
Corporación Financiera Internacional (CFI), aprobó una inversión de 450
millones de dólares para la central de energía eléctrica a carbón de 4000
megavatios de Tata Mundra en Gujarat, India, que emitirá 25,7 millones de
toneladas anuales de CO2 durante 25 años o más.

En abril de 2010, el Banco Mundial aprobó un voluminoso préstamo de 3.750
millones de dólares, la mayor parte del cual se utilizará para financiar
la central a carbón de Medupi de 4800 megavatios que está construyendo
Eskom, la empresa estatal de energía eléctrica de Sudáfrica. Sudáfrica es
hoy en día responsable del 40% de todas las emisiones de gases de efecto
invernadero de África, y este préstamo le agregará aun más emisiones.

[3] El Banco Mundial ha venido incrementando sus inversiones en grandes
represas desde 2003, después de una pausa en su actividad inversionista en
ese rubro en la década de 1990, a pesar que las represas ya han desplazado
entre 40 y 80 millones de personas.

[4] Los Fondos de Inversión en el Clima (FIC) del Banco Mundial incluyen
un Programa Piloto sobre la Capacidad de Adaptación al Cambio Climático
(PPACC), que permite dar préstamos para la adaptación, a diferencia de los
fondos de la CMNUCC y el Fondo de Adaptación. Esto condujo recientemente a
protestas en Nepal y Bangladesh.

[5] La versión en español del informe está disponible en:
http://www.foei.org/es/recursos/publicaciones/pdfs-por-ano/2011/banco-mundial-catalizador-del-cambio-clima301tico-devastador/
La versión en inglés del informe está disponible en:
http://www.foei.org/en/resources/publications/pdfs/2011/world-bank-catalysing-catastrophic-climate-change/

[6] Las principales conclusiones del informe se presentarán en un evento
paralelo a las negociaciones de la CMNUCC sobre el clima, en Bonn,
Alemania, el sábado 11 de junio desde las 18:45 a 19:45, en WIND, en el
edificio del Ministerio de Medio Ambiente.

CONTACTOS:

Sebastian Valdomir – Coordinador Internacional del Programa de Justicia
Económica de Amigos de la Tierra Internacional. (Español y portugués,
-desde Uruguay) Celular: +598 98 965 135, sebastien@redes.org

Kate Horner – Analista de políticas, Amigos de la Tierra Estados Unidos
(Solo inglés, desde las negociaciones de la CMNUCC en Bonn) Celular: +13
603 199 444, khorner@foe.org

Sarah-Jayne Clifton – Coordinadora Internacional del Programa de Justicia
Económica y Energía, Amigos de la Tierra Internacional (Solo inglés, desde
el Reino Unido) Celular: +44 7912 406510, sarah.clifton@foe.co.uk

Te gusto, quieres compartir