¿Debate o combate?

Manoel Alvarez/PúblicoGT

El jueves dos de junio se llevo a cabo en un reconocido hotel capitalino el primer debate presidencial,  el cual contó con la participación de cinco candidatos presidenciales que encabezan las distintas encuestas publicadas en el país, el mismo fue organizado por la gremial de empresas de seguridad, transmitido en directo a la población guatemalteca por un canal de televisión y una estación de radio.

La temática del debate giro en torno sobre los problemas derivados de la  inseguridad ciudadana, el narcotráfico, las pandillas y el papel de las agencias de policía privada en sus planes de gobierno, cada participante tenia de dos a cuatro minutos para contestar una pregunta directa que el moderador hacia.

Lo que en su momento se vislumbraba como una oportunidad de oro para que los presidenciables expusieran en sus planes de gobierno a la población en general, se convirtió con el transcurso del tiempo en una penosa y escandalosa reunión, más parecida a un mitin político que a un debate serio y respetable, que rozo en lo vulgar y dejo mucho que desear por parte de algunos candidatos.

Los presidenciables participantes fueron Otto Pérez Molina del Partido Patriota (PP), Sandra Torres de la alianza Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), y Gran Alianza Nacional (GANA), Eduardo Suger de Compromiso Renovación y Orden (CREO), Manuel Baldizón de Libertad Democrática Renovada (LIDER), y Harold Caballeros de la alianza Visión con Valores (VIVA), y Encuentro por Guatemala (EG).

Las respuestas de los presidenciables fueron un rosario de promesas y objetivos que no son distintos a los que ya se ha escuchado en otras ocasiones, simples ofrecimientos que no son nada sorprendente, que buscan apaciguar al interlocutor de los problemas diarios, pero sin soluciones ni planes concretos de cómo atacar la raíz de los mismos.

Pérez, afirmo que dirigirá la seguridad con liderazgo; Torres, resalto que hay que tener voluntad, pero sobre todo recursos; Baldizón, hizo énfasis en que es un fiel defensor de aplicar la pena de muerte; Suger, insistió en que la educación es la solución; y Caballeros, comento que lo que se necesita es fomentar valores en el estado para que este funcione bien.

Una apertura turbulenta

El ambiente desde el inicio se torno tenso y es que incluso antes de empezar el debate algunas cosas no salieron según lo estipulado, varios periodistas de distintos medios de comunicación no podían ingresar al salón donde se realizaba el evento, pues personal del hotel impedían el ingreso de los mismos, incluso civiles que habían pagado su entra estaban  siendo retenidos en la entrada.

Ya iniciado el debate se pudo observar gran cantidad de simpatizantes de los distintos candidatos, algunos hasta con pancartas de apoyo, que no dejaban de vitorear el nombre de su candidato y haciendo escándalo cada vez que estos terminaban de responder la pregunta que el moderador les hacia, lo que provoco más tensión en el lugar.

A pesar de que el cuestionario ya había sido pasado previamente a los candidatos, para que estos prepararan sus respuestas de la mejor manera posible, al ambiente y la presión a la que estaban sometidos los participantes hizo que algunos mostraran  nerviosos en sus intervenciones, como es el caso de Sandra Torres y Otto Pérez ya que por momentos se mostraron ansiosos.

Quizás el detonante fue que Otto Pérez y Sandra Torres encabezan las encuestas y mantienen una lucha personal desde hace tiempo, lo que quedo claramente  reflejado en sus intervenciones, ya que ambos buscaron la manera de atacarse y desacreditarse, con constantes indirectas en todas sus intervenciones.

Torres en ocasiones anteriores a culpabilizado al líder del partido naranja de la reducción del Ejército realizada en el 2004, lo que según ella permitió el ingreso del narcotráfico al país y el incremento de la violencia, en el foro mostró unas graficas que apoyan su teoría, Pérez por su parte hizo énfasis en la mala administración del partido oficial y critico duramente el poco carácter de este para frenar la violencia y la inseguridad en el país.

Manuel Baldizón y Eduardo Suger tuvieron su duelo particular, ambos se mostraban seguros al momento de dar sus respuestas, aunque Baldizón alargaba demasiado sus respuestas, casi como discursos y era persistente en mencionar frases relacionadas con su campaña electoral como por ejemplo “Solo la familia unida salva a Guatemala”.

En el caso de Suger se limitaba a dar su respuesta, pero insistía demasiado en el hecho de que el debate no era lugar para hacer propaganda electoral, lo cual decía en tono enérgico y visiblemente molesto. Harold Caballeros se mostraba seguro aunque en ocasiones sus respuestas simplemente estaban siendo leídas del bosquejo que tenia en las manos.

Se inicia el circo

Luego de una participación de Sandra Torres, era el turno del general retirado Otto Pérez para seguir con el debate, sin embargo las constantes burlas de los simpatizantes uneistas hizo que el general retirado se ofuscara a tal grado de decirles a los simpatizantes de la oposición que se callaran y respetaran que era su turno de participar.

Las declaraciones de Pérez Molina fueron tan fuera de lugar que termino diciendo que era una lastima que en el foro se contara con la participación de una persona con una clara candidatura ilegal, a tal grado fue la improcedencia de Pérez que el moderador del evento lo llamo a la cordura y como era de esperarse los simpatizantes verdes no pararon de abuchear al presidenciable naranja.

Luego fue el turno de Manuel Baldizón que lejos de dar propuestas inicio con un ataque directo a sus oponentes pues se puso de pie y dijo que el daría toda la información de sus financistas a las autoridades, acto seguido se dirigió al moderador del debate y le entrego una copia del listado de sus financistas como si el fuera la autoridad encargada e insto a sus homólogos a que hicieran lo mismo.

Seguidamente Eduardo Suger, volvió a reiterar que el lugar no era un mitin político y que para cada cosa hay un tiempo, leyó en forma ofuscada su respuesta y finalizo levantando una copa de agua y diciendo “si me preguntan que hay aquí yo digo agua, no necesito media hora para decir que lo que tiene es agua”.

Al finalizar el evento Suger, visiblemente molesto siguió insistiendo en que no debía hacerse propaganda en espacios donde lo que se debería dar son propuesta serias y recalco el hecho de que también le parecía tonto y fuera de lugar llevar las riñas personales a estos lugares.

¿Cómo quedan los presidenciables?

El evento fue transmitido en vivo a la población guatemalteca, obviamente el mismo deja mucho que desear, el comportamiento de algunos candidatos solo es una muestra de cómo se maneja esta campaña política, con descalificaciones, con insultos, con promesas superfluas y lo más lamentable sin seriedad.

El hecho de que los candidatos presidenciables muestren tantas faltas de respeto en un lugar donde en teoría se debía mantener la cordura y dar propuestas serias que ayuden que la campaña sea de altura sin ataques, solo da un claro mensaje negativo a la población, pues se fomenta la confrontación y la descalificación de uno u otro candidato.

Al final no solo pierden los participantes, pierde la política, pierde el pueblo, perdemos todos, porque la población lejos de ver una propuesta seria comprometida, solo ve una pelea, un circo, entre personas que quieren llegar al poder de una u otra manera lo que desalienta a los pobladores a seguir con un proceso electoral limpio y justo.

Por lo tanto es de esperar que en una próxima oportunidad, los presidenciables, que no solo respeten a sus adversarios sino que representan dignamente a sus partidos y a toda la población que de una u otra forma los apoyan, que sean más centrados y mucho más serios para que en verdad desarrollen un debate limpio donde no se incite a la confrontación y que la gente pueda escuchar y decidir cual es la mejor opción.

Te gusto, quieres compartir