El G-8 y el dominio del Ciberespacio

Omar Pérez Salomón

La pupila insomne

Tráfico global de Internet en 2010

No es casual que el presidente galo Nicolás Sarkozy se reuniera con la flor y nata de la industria de Internet, previo a la reunión de los líderes del G-8 y a pocos días de que EE.UU lanzara la Estrategia Internacional para el Ciberespacio, propuesta por la administración Obama.

En la cita parisina participan el fundador de Facebook, el presidente ejecutivo de Google, el director general de Alcatel-Lucent, el fundador de Wikipedia y el presidente de News Corp, entre otros ejecutivos de grandes empresas de tecnología e Internet .

El superobjetivo es validar la Estrategia de la Casa Blanca y lograr acuerdos que permitan fortalecer el dominio imperialista en la red de redes. En las declaraciones de la secretaria de Estado Hillary Clinton el pasado 16 de mayo está la esencia de esta estrategia:

“Estamos muy satisfechos con la extraordinaria labor que se ha hecho en el gobierno con la presentación de la Estrategia Internacional para el Ciberespacio, y esperamos colaborar con el sector privado, con otros países y con otros que compartan la meta que establece este nuevo documento, que realmente trata de cumplir con la meta estipulada desde el comienzo, y es que Estados Unidos se dedique a nivel internacional a fomentar una infraestructura de comunicación abierta, interoperable, segura y confiable, que respalde el comercio internacional, refuerce la seguridad internacional e impulse la libre expresión y la innovación. Para alcanzar esta meta, crearemos y sostendremos un entorno en el que las normas de conducta responsables orienten las actividades de los Estados, apoye las alianzas y favorezca el estado de derecho en el ciberespacio. Se trata de una política que resume en gran modo lo que Estados Unidos busca.”

Lo que EE.UU busca lo sabemos, someter a sus designios imperiales a los países del Sur, que son la mayoría, y utilizar a las empresas y operadores del sector de las TIC para que cada vez las naciones subdesarrolladas sean más dependientes de sus tecnologías y software.

Los enfoques “opuestos” de los participantes en cuanto a libertad de información, regulación, piratería y derecho de autor al final se solucionarán. En definitiva en el balneario francés de Deauville, la representación norteamericana dirá la última palabra. Para ello, dominan las redes de cables de fibra óptica, los satélites, servidores de servicios y aplicaciones y los contenidos en Internet.

http://lapupilainsomne.wordpress.com/2011/05/25/el-g-8-y-el-dominio-del-ciberespacio/

Te gusto, quieres compartir