El legado de un Ángel

Juanma R. Gonz. /PúblicoGT

No es necesario indagar tanto en definición de términos cuando la esencia de liderazgo tiene nombre y apellido propio, Raúl González conocido como el Ángel de Madrid, capitán indiscutible de los últimos años en el equipo merengue hasta su despedida del Santiago Bernabéu para emigrar a Alemania y quienes dudaban de la capacidad de un jugador histórico como él, les ha recordado que aun tiene tinta para seguir escribiendo páginas y agregando rica historia a su impresionante palmarés.

Poseedor de una sublime zurda que con sus pinceladas puede diseñar el trayecto del balón con tal suavidad que sus obras de arte han dado la vuelta al mundo y con ello se han conseguido triunfos importantes tanto a nivel personal como para los equipos donde ha militado. Raúl es por mucho un líder nato, alejado de la polémica, ejemplo para la juventud, su actitud tanto dentro como fuera de la cancha le hace merecedor del reconocimiento de periodistas, compañeros y de la afición, no ha necesitado tanto tiempo para ganarse el cariño y respeto de la afición teutona.

La historia no se puede reemplazar, nunca existirá dos idénticas, el legado de Raúl González es intocable e intachable, aún así existe un gran jugador que ha demostrado tener grandes cualidades y una personalidad respetable, de carácter sobrio, de palabras medidas, de gran trabajo y que ha demostrado un profesionalismo bárbaro, pareciera que la enseñanza del maestro Raúl no pasó desapercibida y que ese esfuerzo por ser ejemplo logró su objetivo, se sentirá feliz él de poner en esas manos la confianza y todo lo que representa ser un líder, ahora recae en el gran Iker Casillas.

De reflejos excepcionales, nadie cuestiona su capacidad y sus grandes dotes de futbolista, es sin duda alguna uno de los mejores porteros del mundo. Como olvidar sus inicios, recordar cuando Fernando Hierro realizaba los despejes desde portería y Casillas no solo es un excelente deportista también es un hombre comprometido con la sociedad y los más necesitados demostrado en la reciente visita del Real Madrid a Lorca, lugar que sufrió un sismo que dejo muchas víctimas.

Sin duda alguna el legado dell Ángel de Madrid está en muy buenas manos, tanto para manejar la capitanía del equipo merengue como para atajar bajo los tres postes durante muchos años y recibir halagos de propios y extraños, no se puede describir de otra manera San Iker es por mucho uno de los mejores arqueros del mundo y en mi particular punto de vista el mejor en este momento.

El Ángel puede estar tranquilo, dejó una imagen de respeto y de ejemplo, quien mejor que Iker Casillas para continuar con esta historia.

Te gusto, quieres compartir