Indiferencia que mata

Mario Rodríguez /PúblicoGT

El Programa Mundial de Alimentos publicó el mapa del hambre 2011. El país es el único de Centroamérica que se encuentra en una situación que el PMA califica de riesgo “moderadamente alto”. Eso significa que entre el 20% y el 34% de la población sufre problemas por la falta de alimentos.

Ante dicha situación uno se pregunta: ¿cómo en un  país fértil y mega diverso, la gente se muere de hambre?.

En el 2002, hace ahora 10 años, el Programa Mundial de Alimentos denuncio que cerca de 6 mil niños se encontraban en peligro de muerte y que más de 60 mil sufrían desnutrición crónica, con un incremento del 16% de incidencia de estos casos. Tanto tiempo y nada se ha hecho.

En el 2009 el presidente Colom decreto estado de calamidad y pidió ayuda internacional para combatir la crisis alimentaria que se vivía debido a la sequía. Resultados ninguno.

En el 2011, el gobierno decreto nuevamente la alerta alimentaria porqué 15 mil niños requerían asistencia urgente.

¿No nos da vergüenza estos hechos, persistentes, estructurales, injustos?.

Según datos del PMA, el 50% de los niños menores de 5 años sufre desnutrición crónica. El país tiene la cuarta tasa más alta de desnutrición crónica del mundo, y el primero de América latina.

Lo peor de todo es la indiferencia.

En las elecciones pasadas se gastaron en la campaña política más o menos 276 millones de quetzales. Este año se estima un incremento del 125%. Pero ningún partido habla de solucionar el problema del hambre.

Qué vergüenza.

Te gusto, quieres compartir