Un empate deslucido

Redacción /PúblicoGT

Uno de los clásicos más esperado del fútbol mundial se saldo con un deslucido empate. Dos penas maximas cobrados por las dos súper estrellas, Messi y Ronaldo, dejaron un reparto de punto que en nada altera la tabla de posiciones.

El Real era el llamado a ganar, pero se vio impotente. El Barcelona tenía que sentenciar la liga, pero no pudo, aún actuando con un hombre más. La Liga estaba para ser sentenciada y la agonía del club blanco sólo se postergo por la incapacidad del FC Barcelona de ser contundente.

El Real saco el orgullo. Estaba jugando en su campo, con sus aficionados. En fin, con todas las de ganar. El Barcelona hizo su juego. Sin el brillo de Messi, ni el acompañamiento de Xabi y sin la puntería de Villa. Fue un partido disputado en la media cancha. Con más toque el Barcelona, pero sin ser lo contundente como en otras ocasiones.

La Liga sigue abierta, pero las oportunidades para remontar se reducen. Ahora nos viene la Copa, y dentro de pocos día la Champions. En fin, el poker de ases, se salda en empate la primera mano. Hay que esperar en el próximo, que seguro habrá un ganador.

Barca tiene más cerca el título, el Madrid obtuvo confianza para el próximo encuentro.

Te gusto, quieres compartir