Muerte de Neonatos es más que “Un Tema Triste y Sencillo”

Manoel Álvarez/ PúblicoGT.com

Sergio Morales Procurador de los derechos humanos denuncio que cuarenta recién nacidos han muerto en Guatemala a causa de una bacteria llamada “klebsiella”, en los hospitales de Cuilapa, Santa Rosa y Roosevelt situación que es alarmante y que propicio que el procurador presentara una acción de amparo contra el ministro de salud, Ludwing Ovalle.

Sin embargo el mismo ministro y el vicepresidente de la nación, Rafal Espada señalan que el número oficial de neonatos muertos es de 17 y que debido a esto se ordeno la limpieza de todos los centros y cumplimiento de los protocolos de atención hospitalaria.

El ministro Ovalle señala lo ocurrido en Cuilapa como un tema “triste y sencillo” porque “se trataba de bebés prematuros cuyos pulmones no funcionaban, pesaban menos de tres libras y esto los hacía vulnerables a cualquier bacteria. El riesgo de adquirir una infección en un hospital sucede en todo el mundo”, dijo.

Sin embargo la mortalidad infantil es más que un tema “triste y sencillo”, el ministerio de salud publica y asistencia social tiene la Visión de que en Guatemala, en el año 2020 todas y todos los guatemaltecos, en las diferentes etapas del ciclo de vida, tienen acceso equitativo a servicios de salud integrales e integrados, con un enfoque humano, de calidad y pertinencia cultural a través de una efectiva coordinación interinstitucional e intersectorial.

Y actualmente la misión de ese ministerio es garantizar el ejercicio del derecho a la salud de las y los habitantes del país, ejerciendo la rectoría del sector salud a través de la conducción, coordinación, y regulación de la prestación de servicios de salud, y control del financiamiento y administración de los recursos, orientados al trato humano para la promoción de la salud, prevención de la enfermedad, recuperación y rehabilitación de las personas, con calidad, pertinencia cultural y en condiciones de equidad.

Por esta razón las declaraciones del ministro Ovalle son un insulto, no solo para las familias afectadas con la irreparable perdida de un bebe, sino para la población en general de Guatemala, ya que su afirmación da por sentado que estos recién nacidos no tenían oportunidad de vivir y que son simples daños colaterales de lo que se vive en el país.

Estas declaraciones son una falta de respeto pues el ministerio que Ovalle maneja es el encargado de velar porque esos bebes tengan la oportunidad de vivir, recibiéndolos con la mejor atención en salud, con un enfoque humano y en condiciones equitativas, como rezan los principios rectores de la institución y no obstante estos pequeños para el ministro y el gobierno en turno son tan solo “un tema triste y sencillo”.

Este tema deja al desnudo la impotencia y manifiesta la prepotencia de las autoridades nacionales en temas tan fundamentales como lo es la salud del pueblo, ya que luego de todo el revuelo y que murieran tantos bebes, se limitaran a decir que eran prematuros y vulnerables y que la infección con la bacteria podía pasar en cualquier lugar del mundo.

Y lejos de proponer alguna solución viable a largo plazo, únicamente se limitan a como comúnmente se dice a “salir del paso” pues se ordena la limpieza de los centros hospitalarios cuando la verdadera solución es brindar una atención integral a las madres de estos pequeños para que estos tengan muchas mas oportunidades de sobrevivir.

Esperemos que algún día la misión y visión del ministerio de salud se llegue a cumplir a cabalidad,  y más importante aún, que ya no haya  más victimas inocentes en todo este proceso de salud y que las autoridades tomen conciencia  que es más que un tema “triste y sencillo”.

Te gusto, quieres compartir