Guatemala: Una Zona de Guerra

Manoel Álvarez / PúblicoGT.com

El 30 de marzo se dio la captura de Juan Ortiz, alias el “Chamale”, esta noticia causo furor en los medios de comunicación, por ejemplo los medios escritos en su mayoría al día siguiente  tenían en portada esa noticia, tanta fue la expectación que hasta hubo reacciones a nivel internacional, la embajada norteamericana expreso en un comunicado “El Gobierno de EE.UU. felicita al de Guatemala por su liderazgo y decisiva acción en la captura de Juan Alberto Ortiz López, que tuvo lugar en Quetzaltenango”.

Sin embargo este hecho es tan solo un ínfimo avance para la seguridad del país, pues lastimosamente Guatemala vive sumida en la inseguridad, a diario  se escucha sobre la ola de violencia que asota a la nación, asaltos, secuestros y muertes violentas que no distinguen entre hombres, mujeres, adolescentes y niños, son noticias comunes en nuestro país.

La inseguridad en nuestro país llego a tal grado que puede decir que se vive en como en una zona de guerra, pues la región “se ha convertido probablemente en la zona más mortal del mundo, fuera de las zonas activas de guerra como Iraq y Afganistán”, señaló el jefe del Comando Sur y general norteamericano Douglas Fraser.

El militar declaró que, según cifras de la ONU, durante 2010 en Iraq se registró un promedio de 14 muertes violentas por cada 100 mil habitantes, mientras que en Honduras fue de 77 por cada 100 mil; en El Salvador 71 y en Guatemala 48. Estos datos son impactantes ya que nos da un parámetro de la violencia en que vive el país.

Fraser advirtió que América Central y México están “asediados por pandillas, organizaciones criminales transnacionales y por narcotraficantes que operan con casi total impunidad”. Lastimosamente la región Centroamérica tiene condiciones perfectas para que pase esto, niveles de pobreza y pobreza extrema alarmantes, falta de empleo y desigualdad, así como la cultura  semi-feudalista donde unos pocos concentran toda la riqueza y la mayoría lucha a diario tan solo para comer.

Lo más preocupante de todo esto es que las autoridades parecen indiferentes a todo esto, un claro ejemplo de ello es que los ministerios de Gobernación y de Defensa incumplieron durante cuatro años consecutivos con entregar al Congreso la memoria de labores y la ejecución presupuestaria.

Estamos hablando de los dos entes encargados de la seguridad de la nación, de los que en teoría velan por la vida de los pobladores de Guatemala, pero que sin embargo no cumplen siquiera con entregar cuentas a las autoridades del estado y que celebran como si hubieran alcanzado la gloria total la captura de un solo individuo que tan solo es un pequeño eslabón en la grañidísima cadena de delincuencia, violencia e impunidad que existe en nuestro país.

Te gusto, quieres compartir