Políticamente inefectivo

Por: Mariano González, magopsi@yahoo.com.mx

Ahora, después de la noticia sobre el divorcio de la pareja presidencial para que S. Torres pueda participar como candidata presidencial en las elecciones de 2011, se advierte claramente lo inefectivo de la acción política de la UNE para permanecer como partido en el poder. Pues independientemente de las simpatías o antipatías que personalmente genere dicho acto y cómo se valore, se puede pensar en términos de su efectividad política como acción dentro de un proyecto político particular.

Haciendo abstracción de la valoración ética o legal que pueda realizarse en torno al gesto realizado, se puede evaluar como un acto dentro de una estrategia a evaluarse en términos de la racionalidad medio-fin. La disyuntiva que se le presentaba a S. Torres, a estas alturas, era arriesgarse a no participar en la contienda electoral debido a la prohibición expresa del artículo 186 de la Constitución o, como en efecto hizo, solicitar el divorcio para que la norma no se le aplicase. En términos inmediatos, la segunda opción era la que necesitaba realizar. La Corte de Constitucionalidad podía fallar en contra de las aspiraciones de Torres o la UNE valoró coyunturalmente que el costo político de inscribirla (contra el artículo 186) podría ser todavía más fuerte que el anuncio del divorcio.

Sin embargo, y subrayando que se hace abstracción de las implicaciones éticas o legales del asunto, lo que se advierte es que el gesto hecho por la pareja presidencial revela una mala estrategia política de largo plazo. Se llegó hasta marzo de 2011 para declarar de manera inequívoca la candidatura de Torres y en este mismo mes para declarar el divorcio de la pareja. En un país tan conservador como Guatemala, con una clase empresarial y clase media (en general, los sectores urbanos) decididamente en contra de S. Torres, el divorcio será esgrimido como un fuerte argumento en su contra. Es un  gesto que le da municiones a los demás partidos políticos. Uno se pregunta, ¿qué pasa en la mente de los dirigentes políticos de la UNE?

Al pensar en esto, no se puede sino reflexionar sobre la falta de alternativas en la estrategia política de la UNE a largo plazo. ¿No habrán existido otras posibilidades desde que se formuló su proyecto político? ¿Qué cálculos se hicieron (y dejaron de hacer) al formularlo? ¿O es que ni siquiera fue formulado?

Es claro que a estas alturas no había ninguna otra figura disponible en UNE (disponible en términos de “mercadear” para ganar las elecciones). Por tanto, se vieron compelidos a realizar dicho acto. Y el resultado, se puede esperar, les será desfavorable.

Por ello, lo que se observa de fondo, es esta “estrategia” de UNE que no realizó un cuidadoso estudio de la realidad política, de sus posibilidades y de los adversarios. Esto políticamente es inefectivo y contraproducente. Un partido político (o una maquinaria electoral) debe tener cuidado con lo que hace y sopesar los efectos de sus acciones. Formular un proyecto.

Más allá de lo que esto le significará a la UNE, lo que se puede resaltar es que falta todavía mucho para que la política deje de estar marcada por el ritmo de la urgencia de la coyuntura y obedezca a proyectos de corto, mediano y largo plazo. La debilidad que muestra la UNE es la debilidad compartida de las élites políticas y económicas que, por lo que parece, andan perdidas y sin brújula.

Y, aunque se señaló la necesidad de abstraer el juicio ético, se puede decir que seguramente habrá cosas mucho más inmorales que lo hecho por la pareja presidencial como práctica común de la política guatemalteca. El problema, entonces, no es el acto de Colom-Torres, sino que está inscrito en una práctica política corrupta que es, en el fondo, nuestra condición política.

Para mientras, las figuras políticas seguirán dando material para habladurías, chismes y chistes que también presentan una medida del nivel político del país.

Te gusto, quieres compartir