Los rebeldes de la CIA en Libia: los mismos terroristas que mataron tropas de Estados Unidos y la OTAN en Irak

Webster G. Tarpley, Ph.D. TARPLEY.net Traducción de Umberto Mazzei, Ginebra /PúblicoGT

El presente ataque militar contra Libia fue motivado por resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU y justificado con la necesidad de proteger civiles. Declaraciones del presidente Obama, del primer ministro británico Cameron, y del presidente francés Sarkozy, así como otros líderes, insisten en el carácter humanitario de la intervención, que según dicen que tiene como objetivo evitar la masacre por el gobierno de Gadafi de las fuerzas pro-democracia y defensoras de los derechos humanos.

Pero al mismo tiempo, muchos comentaristas han expresado inquietud por el misterio que rodea al gobierno transitorio anti-Gadafi que surgió a principios de marzo en la ciudad de Bengasi, situada en la región de Cirenaica en el noreste de Libia. Este gobierno ya fue  reconocido por Francia y Portugal, como el único representante legítimo del pueblo libio. El consejo rebelde parece estar compuesto de algo más de 30 delegados, muchos de los cuales están envueltos en la oscuridad. Además, los nombres de más de una docena de miembros del consejo de rebeldes se mantiene en secreto, supuestamente para protegerlos de la venganza de Gadafi. Pero puede haber otras razones para el anonimato. A pesar de una gran incertidumbre, las Naciones Unidas y varios países clave de la OTAN, entre ellos Estados Unidos, se han apresurado para ayudar con ataques aéreos a las fuerzas armadas del régimen rebelde. Ya cayeron uno o dos aviones de la coalición y hay la posibilidad de pesadas pérdidas, sobre todo si hay una invasión. Es hora de que el público de América y Europa sepan algo más acerca de este régimen rebelde que se supone sea la alternativa democrática y humanitaria a Gadafi.

Los rebeldes ciertamente no son civiles; son una fuerza armada. ¿Qué clase de fuerza armada?

Dado que es difícil investigar a los líderes rebeldes desde lejos, y no se puede hacer un perfil sociológico de los rebeldes sobre el terreno en medio de la guerra, tal vez pueden ayudar los métodos típicos de la historia social. ¿Hay alguna manera de tener un mejor conocimiento del clima de opinión que prevalece en ciudades del noreste de Libia como Bengasi, Tobruk, y Darnah, los principales centros poblados de la rebelión?

Resulta que hay, en [la Academia Militar de] West Point un estudio de diciembre 2007 que examina los antecedentes de guerrilleros extranjeros – jihadistas o muyahidines y atacantes suicidas – que cruzaron la frontera de Siria con Irak durante el 2006-2007, con ayuda de la organización terrorista internacional Al Qaeda. El estudio se basa en una masa de más de 600 archivos del personal de Al Qaeda, capturados por las fuerzas de EE.UU. en el otoño de 2007, y analizados en West Point con una metodología que discutiremos luego de haber presentado las principales conclusiones. El estudio u nos permite llegar a importantes conclusiones sobre las estructura mental y las creencias de la población en ese noreste de Libia, que es la base para la rebelión. Eso permite algunas conclusiones sobre el carácter político de la revuelta anti-Gadafi en esa área.

Darnah, al noreste de Libia: Capital Mundial de los yihadistas

El hallazgo más sorprendente en el estudio de West Point es que el corredor que va de Benghazi a Tobruk, pasando por la ciudad de Darnah (también conocida como Derna) tiene la mayor concentración de terroristas yihadistas del mundo. De acuerdo con algunos parámetros esa zona puede ser considerada como la fuente principal de terroristas suicidas del planeta. Darnah, ha enviado a Irak un combatiente terrorista para matar a ciudadanos estadounidenses por cada 1.000 a 1.500 personas de su población; eso la convierte en la principal cuna de terroristas suicidas, seguida de cerca por Riyad, en Arabia Saudita.

De acuerdo con los autores del informe de West Point -Felter José y Brian Fishman- , Arabia Saudita tuvo el primer lugar por  número absoluto de yihadistas enviados para luchar contra los Estados Unidos y otros miembros de la coalición en Iraq durante el período en cuestión.

Libia, un país con menos de un cuarto de la población, obtuvo el segundo lugar. Arabia Saudita envió el 41% de los combatientes. Según Felter y Fishman, Libia fue el segundo país de origen más común, con el 18,8% (112) de los combatientes que declararon su nacionalidad. Otros países mucho más grandes quedaron detrás: “Siria, Yemen y Argelia fueron los países de origen más comunes con el 8,2% (49), el 8,1% (48), y el 7,2% (43), respectivamente. Los marroquíes representaron el 6,1% (36) y los jordanos 1,9% (11). ” 2

Esto significa que casi una quinta parte de los combatientes extranjeros que entraron a Irak por la frontera con Siria vienen de Libia, un país con poco más de 6 millones de personas. Hubo una mayor proporción de libios motivada para luchar en Irak que en los otros países que contribuyen muyahidines. Felter y Fishman señalan: “Casi el 19 por ciento de los combatientes en los Registros de Sinjar vinieron de Libia. Además, Libia contribuyó muchos más combatientes per cápita que cualquier otra nacionalidad, incluyendo a la Arabia Saudita, según los registros de Sinjar.” (el gráfico siguiente es del Estudio de West Point, página 9)3

La red Al Qaeda pone en sus archivos de personal la residencia o la ciudad natal de sus combatientes extranjeros, por eso podemos determinar que el deseo de ir a Irak para matar estadounidenses no es uniforme a través de Libia, sino que esta concentrado precisamente en las áreas alrededor de Bengasi, que hoy son el epicentro de la revuelta contra el coronel Gadafi; son la sede de la rebelión a la que los EE.UU., Gran Bretaña, Francia y otros le dan apoyo tan entusiasta.

Gamage Daya, en la Tribuna Asia , en un artículo reciente sobre el estudio de West Point dice que debiera “… alarmar a los políticos occidentales, que la mayoría de los combatientes vinieron desde el este de Libia, el centro de la actual levantamiento contra Muammar el-Gadafi. La ciudad de Darnah en Libia oriental ha enviado más combatientes a Irak que cualquier otra ciudad o pueblo del mundo. El informe de West Point, señaló que 52 militantes llegaron a Iraq desde Darnah, una ciudad con apenas 80.000 habitantes mientras que la segunda fuente fue Riad, en Arabia Saudita, pero que tiene más de 4 millones de habitantes. Bengasi, la capital del gobierno provisional de Libia y/o rebeldes anti-Gadafi, envió 21 combatientes, un número desproporcionado del total.”4 La oscura Darnah superó a Riad metropolitana por 52 a 51 combatientes. Trípoli, el bastión de Gadafi, apenas aparece en las estadísticas en absoluto. (Vea la tabla del Estudio de West Point, página 12)

¿Qué explica esa extraordinaria concentración de combatientes anti-estadounidenses en Bengasi y Darnah? La respuesta parece estar relacionado con las escuelas extremistas de teología y política que florecieron en esa área. Como dice el Estudio de West Point: “Tanto Darnah y Bengasi son asociadas a una militancia islámica en Libia.” Esa área está en conflicto teológico y tribal con el gobierno central del coronel Gadafi y es políticamente opuesta a él. Si resolver tal conflicto teológico libio vale la pena la muerte de más soldados norteamericanos y europeos es un asunto que necesita una respuesta y urgente.

Felter y Fishman afirman que “La gran mayoría de los combatientes libios cuya ciudad natal figura en los Registros de Sinjar residió en el noreste del país, en las ciudades costeras de Darnah 60,2% (52) y Benghazi 23,9% (21).En Libia, Darnah y Benghazi, son notorias por su militancia islámica desde el levantamiento islamista ocurrido a mediados de la década de 1990. En esa época el gobierno libio culpó de la sublevación a “infiltrados desde el Sudán y Egipto y al Grupo Libio de Lucha (jama-ah al-libiyah al muqatilah), que, según dijo, tenía veteranos de Afganistán [época soviética] en sus filas. Ese levantamiento libio fue muy violento.” 5

Libia Noreste: la mayor densidad de terroristas suicidas

Otro rasgo notable del aporte de esos libios nororientales contra las fuerzas de EE.UU. en Irak fue la propensión a elegir el papel de atacante suicida como método preferido de lucha. Según señala el estudio de West Point, “De los 112 libios del  registro, el 54,4% (61) describió su ” trabajo ” y de ellos un 85,2% (51) dijo ser “terrorista suicida”. 6 Esto significa que eran notablemente entusiastas de ataques suicidas que los otros voluntarios, dice textualmente:”Los combatientes libios eran mucho más propensos que los de otras nacionalidades para figurar como terroristas suicidas (85% de los libios, el 56% de los demás).” 7

En 2007, el Grupo Islámico Combatiente Libio (GICL) se fusiona con Al Qaeda.

La base institucional para reclutar guerrilleros en el noreste de Libia fue una organización llamada Grupo Islámico Combatiente Libio (GICL). Durante el 2007, el GICL se declaró una filial oficial de Al Qaeda, con el nombre de Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI). Esa fusión resultó en un aumento durante el 2007 de los combatientes que llegaron a Irak desde Libia. Según Felter y Fishman, “El aumento de reclutas libios para viajar a Irak puede estar vinculado con la creciente cooperación del Grupo Islámico Combatiente Libio con Al-Qaeda, que culminó al unirse oficialmente con al-Qaeda el 03 de noviembre 2007 .” 8 La fusión fue confirmada por otras fuentes: en 2008, una declaración atribuida a Ayman al-Zawahiri afirmó que el Grupo Islámico Combatiente Libio se había unido a Al Qaeda.9

El Emir de los Terroristas se jacta del papel clave de Bengasi, Darnah en Al Qaeda

El Estudio de West Point evidencia que los principales baluartes del GICL y ahora del AQMI son las ciudades gemelas de Benghazi y Darnah. Lo confirma también una declaración de Abu Laiz al-Libi, el autoproclamado “emir” del GICL, que más tarde se convirtió en un alto funcionario de Al Qaeda. Al momento de la fusión en 2007, ” Abu Laiz al-Libi, Emir del GICL, resaltó la importancia de Bengasi y Darnah para los yihadistas de Libia cuando anunció la unión entre el GICL y Al Qaeda:” Es por la gracia de Dios que izamos la bandera de la jihad en contra de este régimen apóstata, bajo la dirección del Grupo de Lucha Islámico Libio, que en la lucha contra este régimen sacrificó la élite de sus hijos y  comandantes y derramó su sangre en las montañas de Darnah, las calles de Benghazi, la afueras de Trípoli, el desierto de Sabha, y las arenas de la playa. ‘” 10

En 2007, la fusión hizo que los reclutas libios de Al Qaeda tuviesen una parte cada vez más importante en la actividad de Al Qaeda como organización, desplazando en cierto grado a los saudíes y egipcios que habían sido hasta entonces los más notorios. Como comentario Felter y Fishman, dicen: “La facción libia (principalmente el GICL) es cada vez más importante en al-Qaeda. Los Registros de Sinjar ofrecen evidencia de que los libios aumentaron su presencia en Irak a partir de mayo de 2007. La mayoría de los reclutas procedían de ciudades en el noreste de Libia, una zona muy conocida por su militancia yihadista.”. 11

El Estudio de West Point concluye formulando algunas opciones de política para el gobierno de Estados Unidos. Un enfoque sugiere que los Estados Unidos cooperen con los actuales gobiernos árabes contra los terroristas. Como dicen Felter y Fishman, “Los gobiernos de Siria y Libia comparten las preocupaciones de los Estados Unidos sobre la violenta ideología salafista-yihadista y la violencia perpetrada por sus adherentes. Estos gobiernos, al igual que otros en el Oriente Medio, temen la violencia dentro de sus fronteras y prefieren que esos elementos radicales se vayan a Irak en lugar de causar disturbios en el propio país. Los esfuerzos de EE.UU. y la Coalición para detener el flujo de combatientes a Irak se verá reforzada si se ocupan de toda la cadena logística que apoya el movimiento de estas personas a partir de sus países de origen y no sólo de sus puntos de entrada desde Siria. EE.UU. puede aumentar la cooperación con esos gobiernos para detener el flujo de combatientes hacia Irak, abordando sus preocupación por la violencia yihadista doméstica. ” 12 Dado el curso de los eventos posteriores, sabemos que esta opción no fue adoptada, ni en los últimos años de la administración Bush ni durante la primera mitad de la administración Obama.

El estudio de West Point también ofrece otra perspectiva, más siniestra. Felter y Fishman insinúan que sería posible usar miembros del GICL en Al Qaeda contra el gobierno del coronel Gadafi en Libia, en esencia, una alianza de facto entre los Estados Unidos y un segmento de la organización terrorista. El informe de West Point dice: “La unificación del Grupo Islámico Combatiente Libio con al-Qaeda y su aparente decisión de dar prioridad a la prestación de apoyo logístico al Estado Islámico de Irak es probablemente controversial  dentro de la organización. Es posible que algunas facciones del GICL aún quieran dar prioridad a la lucha contra el régimen libio, en lugar de la lucha en Irak. Puede que sea  posible exacerbar cismas dentro de GICL, entre los líderes de GICL y de la base de poder tradicional de Al Qaeda en Arabia y Egipto.” 13 Esto explica la política de EE.UU. que podemos ver hoy; la de aliarse con los oscurantistas y reaccionarios fanáticos de Al Qaeda en Libia contra el modernizador nasserista Gadafi.

Armar a los rebeldes: la experiencia de Afganistán

Mirando la trágica experiencia de los esfuerzos de EE.UU. para incitar a la población de Afganistán contra la ocupación soviética después del 1979, queda claro que la política que siguió la Casa Blanca de Reagan; la de armar a los muyahidin afganos con misiles Stinger y otras armas modernas resultó muy destructiva para los Estados Unidos. Como casi admite el actual secretario de Defensa, Robert Gates, en sus memorias, Al Qaeda fue creada durante esos años por los Estados Unidos, como una especie de legión árabe contra la presencia soviética, pero sus resultados a largo plazo son muy lamentables.

Hoy en día, está claro que Estados Unidos proporciona armas modernas a los rebeldes libios a través de Arabia Saudita, que pasan por la frontera con Egipto con ayuda activa del ejército egipcio y da su recién instalada junta militar egipcia pro-estadounidense. 14 Se trata de una específica violación de la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU, que pide un embargo total de armas a Libia. El supuesto es que estas armas serán utilizadas contra Gadafi en las próximas semanas. Pero, dada la naturaleza violenta y tan anti-estadounidenses de la población del noreste de Libia, no hay certeza de que esas armas no se tornen pronto contra quienes las proporcionaron.

Un problema aún más amplio es la conducta de un futuro gobierno de Libia dominado por el actual consejo rebelde, cuya mayoría son islamistas del noreste, o del eventual gobierno de un estado hecho con la amputación de la Cirenaica y sus recursos. En la medida en que tal régimen tenga acceso a los ingresos del petróleo, se plantean problemas obvios de seguridad internacional. Gamage se pregunta: “Si la rebelión triunfa en derrocar al régimen de Gadafi, tendrá acceso directo a las cuentas de decenas de miles de millones de dólares que se cree que Gadafi viene acumulando en el extranjero desde hace cuatro décadas” 15 Si pensamos en los criterios que privan en el noreste de Libia, podemos imaginar el uso que tendrán esos fondos.

¿Qué es Al Qaeda y por qué la CIA la utiliza

Al Qaeda no es una organización centralizada, sino algo como una manada o suma de fanáticos, engañados, psicópatas, inadaptados, agentes dobles, provocadores, mercenarios y otros elementos. Como se sabe, Al Qaeda la fundaron Estados Unidos e Inglaterra para luchar contra los soviéticos en Afganistán. Muchos de sus líderes, como el reputado segundo al mando Ayman Zawahiri o la actual estrella en ascenso Anwar Awlaki, son agentes dobles del MI-6 y / o la CIA. La creencia básica de Al Qaeda es que todos los actuales gobiernos árabes y musulmanes son ilegítimos y deben ser destruidos, porque no representan el califato que, según Al Qaeda, se describe en el Corán. Esto hace que Al Qaeda sea un instrumento fácil y ya listo para que las agencias de inteligencia anglo-estadounidense ataquen y desestabilicen a los actuales gobiernos árabes y musulmanes para satisfacer esa necesidad permanente del imperialismo y el colonialismo de atacar y saquear a países en desarrollo. Es precisamente lo que ocurre ahora en Libia.

Al Qaeda salió del medio cultural y político de la Hermandad Musulmana o Ikhwan, que es obra de la inteligencia británica en Egipto, en la década de 1920. Los EE.UU. y al Reino Unido usaron la Hermandad Musulmana egipcia para oponerse a las acertadas políticas anti-imperialistas del presidente egipcio Nasser, quien se anotó grandes victorias para su país con la nacionalización del Canal de Suez y la construcción de la represa de Asuán, sin las cuales el Egipto moderno sería simplemente impensable . La hermandad musulmana aportó una quinta columna activa y eficaz de agentes locales contra Nasser, tal como ahora el sitio web oficial de Al Qaeda en el Magreb Islámico apoya a la rebelión contra el Coronel Gadafi.

Ya expliqué la naturaleza de Al Qaeda con detalle en mi reciente libro titulado 11/9 Terrorismo sintético: Hecho en los EE.UU, pero no vamos a repetir aquí ese análisis. Basta con decir que no hay que creer en la mitología fantástica que el gobierno de Estados Unidos teje entorno al nombre de Al Qaeda para reconocer el hecho básico de que los militantes o chivos expiatorios que voluntariamente se unen a Al Qaeda lo hacen motivados por un profundo odio a Estados Unidos y un ardiente deseo de matar a estadounidenses, así como a europeos. La política de la administración Bush utilizó una presunta presencia de Al Qaeda como pretexto para ataques militares contra Afganistán e Irak. La administración Obama hace algo diferente; interviene en apoyo de una rebelión en que Al Qaeda y sus cofrades están fuertemente representadas, contra el gobierno seglar autoritario del coronel Gaddafi. Ambas son políticas en quiebra y deben ser abandonadas.

Los líderes rebeldes Jalil y Younis y la mayoría del Consejo de Rebeldes son miembros de la tribu Harabi aliada con Al Qaeda

La investigación arroja el resultado de que la rama libia de Al Qaeda tiene continuidad con el Grupo de Combate Islámico Libio centrado en Darnah y Bengasi. La base étnica del GCIL se encuentra en la tribu Harabi enemiga de Gadafi. La inmensa mayoría del consejo de rebeldes está constituida por miembros de esa tribu, en particular los dos principales líderes rebeldes: Abdul Fatah Yunis y Mustafa Abdul Jalil. La evidencia sugiere que el GCIL, la elite de la tribu Harabi, y el consejo de rebeldes se superponen a todos los efectos prácticos y tienen el apoyo de Obama. El difunto Ministro de Relaciones Exteriores de Guyana, Fred Wills, un verdadero luchador contra el imperialismo y el neocolonialismo, me enseñó hace años, que las formaciones políticas en los países en desarrollo (y no sólo allí) suelen enmascarar rivalidades étnicas y religiosas, como sucede en Libia. La rebelión contra Gadafi es una mezcla tóxica compuesta de odio fanático a Gadafi, de islamismo, de tribalismo y de localismo. Mirado desde este punto de vista, Obama escogió tontamente tomar partido en una guerra tribal.

Cuando Hillary Clinton fue a París para que el presidente francés Sarkozy le presentase a los rebeldes de Libia, se reunió con el líder oficial de la oposición de Libia, Mahmoud Jibril, alguien educado en Estados Unidos y conocido por los lectores del vertedero de documentos Wikileaks como el favorito de los EE.UU. 16

Mientras Jibril puede ser presentable en París, los verdaderos líderes de la insurrección en Libia son Jalil y Jounis, dos ex ministros de Gadafi. Jalil parece ser el primus inter pares, al menos por el momento: “Mustafa Abdul Jalil y Abdul-Jalil (árabe: ????? ??? ??????, también transcrito como Abdul-Jelil, Abd-al-Jali, Abdel Jalil o Abdeljalil, y Abud Al Jeleil) nacido en 1952, es un político libio. Fue el ministro de Justicia y extraoficialmente, Secretario del Comité General del Pueblo al mando del coronel Muammar al-Gaddafi …. Abdul Jalil ha sido identificado como el Presidente del Consejo de Transición Nacional con sede en Bengasi … aunque esta posición es cuestionada por otros miembros del levantamiento debido a sus pasados vínculos con el régimen de Gaddafi. ” 17

En cuanto a Younis, es alguien que estuvo estrechamente asociado con Gadafi desde la toma del poder 1968-9: “Abdul Fatah Yunis (en árabe: ??? ?????? ????) es un oficial militar de alto rango en Libia, con rango de General y era Ministro del Interior, pero renunció el 22 de febrero 2011 …. ” 18

Lo que más debe preocuparnos es que tanto Jalil y Younis proceden de la tribu Haribi, que domina en el noreste de Libia, y que se solapa con Al Qaeda. Según Stratfor, ” la tribu … Harabi es una tribu paraguas históricamente poderosa en el este de Libia, que vio disminuir su influencia con el coronel Gadafi. El líder libio confiscó franjas de tierra a los miembros tribales y las distribuyó a las tribus más débiles y más leales …. Muchos de los líderes que surgen en el este de Libia provienen de la tribu Harabi, incluidos el jefe del gobierno provisional establecido en Bengasi, Mustafa Abdel Jalil, y Abdel Fatah Younis, quien asumió un papel de liderazgo con los militares que desertaron al principio del levantamiento. ” 19 Sería como una fórmula presidencial, en que ambos candidatos sean del mismo estado, solo que en Libia las feroces rivalidades entre tribus hacen el problema infinitamente peor.

El Consejo de Rebeldes: La mitad de los nombres se mantienen en secreto, ¿Por qué?

El cuadro político de base estrecha, sectarismo tribal y regional no mejora si miramos el conjunto del consejo de rebeldes. De acuerdo con una versión reciente, el consejo rebelde es “presidido por el Ministro de Justicia y de voz antigua en Libia, Mustafa Abdul Jalil, [y] se compone de 31 miembros, aparentemente representantes de toda Libia, de los cuales muchos no pueden publicar su nombre por “razones de seguridad “…. “Los jugadores clave en el consejo, por lo menos los que conocemos, todos provienen de la confederación Haraibi de tribus nord-orientales. Estas tribus entorno a Bengasi entretejen fuertes anteriores a la revolución de 1969, que trajo Gadafi al poder”. 20 Otras versiones coinciden en el número de representantes: “El consejo tiene 31 miembros, la identidad de varios miembros no se ha hecho público a proteger su propia seguridad.” 21 Como sabemos sobre la extraordinaria densidad de GICL y de fanáticos de Al Qaeda en el noreste de Libia, podemos preguntarnos si de verdad tantos miembros del consejo se mantienen en secreto para protegerlos de Gadafi, o si el objetivo es evitar que sean reconocidos como terroristas de Al Qaeda o sus simpatizantes. Esto último parece ser una posibilidad más cercana a la situación real.

Los nombres publicados hasta la fecha incluyen: Mustafa Abduljaleel; Ashour Hamed Bourashed de la ciudad de Darnah, Othman El-Suleiman Megyrahi de la zona Batnan; Al Butnan de la frontera entre Egipto y Tobruk, Ahmed Al-Abduraba Abaar de la ciudad de Bengasi, Fathi Mohamed Baja de la ciudad de Bengasi ; Abdelhafed Abdelkader Ghoga de la ciudad de Bengasi, el Omar El-Hariri de Asuntos Militares, y el Dr. Mahmoud Jibril, Ibrahim El-Werfali y Dr. Ali Aziz Al-Eisawi de Relaciones Exteriores. 22

El Departamento de Estado debiera averiguar sobre estas personas, comenzando quizás con Ashour Hamed Bourashed, el delegado de la fortaleza terrorista suicida de Darnah.

¿Cuántos miembros de Al Qaeda, de los Veteranos, o de sus simpatizantes están en el Consejo de Rebelde?

Viendo tan claramente como es posible con la niebla de la guerra, parece que poco más que una docena de miembros del consejo de rebeldes tiene sus nombres publicados oficialmente;  en todo caso, menos de la mitad de los 31 miembros. Los medios de comunicación norteamericanos y europeos no han tenido la iniciativa de identificar los nombres que ahora se conocen, y sobre todo, no han llamado la atención sobre esa mayoría del consejo de rebeldes que acechan en la sombra de un secreto total. Por lo tanto, podemos exigir saber cuántos GICL y / o miembros de Al Qaeda, de los veteranos, o sus simpatizantes ocupan puestos en el consejo de rebeldes.

Parece que asistimos a un intento de la tribu Harabi de imponer su dominio sobre las otras 140 tribus de Libia. Los Harabi ya tienen prácticamente la hegemonía en las tribus de la Cirenaica. Al centro de la Confederación Harabi está la tribu Obeidat, dividida en 15 sub-tribus.23 Todo esto pudiera ser sólo de interés etnográfico y académico, si no fuera por la sorprendente coincidencia entre la tribu Harabi, el GICL y Al Qaeda.

El Movimiento Senussi de Libia – La democracia monárquica?

La tradición político-religiosa del noreste de Libia hace que esa zona sea tierra fértil para las sectas musulmanas más extremas y la predispone a la monarquía en lugar de las formas más modernas de gobierno preferidas por Gadafi. La tradición regional relevante es la Senussi o la Orden Sanussi, una secta musulmana anti-occidental. En Libia la Orden Senussi está muy relacionada con la monarquía, desde cuando el rey Idris I – mandatario instalado por los británicos en 1951 y derrocado por Gadafi en 1969 – fue también el Jefe de la Orden Senussi. La Orden Senussi dirigió la lucha contra el colonialismo italiano, sostenido por el ejército del Mariscal Rodolfo Graziani en la década de 1930. Hoy en día, los rebeldes usan la bandera monárquica, y parecen abogar por la vuelta al trono a uno de los dos pretendientes de la linea Idris. Es obvio que están más cerca de una monarquía absoluta que de la democracia

El rey Idris, venerado hoy por los rebeldes de Libia

Stratford tiene la siguiente opinión del rey Idris y del Orden Senussi: “El rey Idris procedía de una estirpe de gobernantes de la Orden Sanussi, una orden sufí religiosa fundada en 1842 en Al Bayda, que práctica una forma conservadora y austera del Islam. El Sanussiyah era una fuerza política en la Cirenaica que precedió a la creación del moderno Estado de Libia, y cuyos ecos se dejan sentir hoy en día. No es por casualidad que esa región es el hogar del yihadismo libio, con grupos como el GICL. Es por eso que la familia Gadafi llama un complot islamista a la insurrección en curso …. ” 24 Bajo la monarquía, Libia era según algunas estimaciones el país más pobre del mundo. En la actualidad, Libia ocupa el lugar 53 en el Índice de Desarrollo Humano, por delante de Rusia, Brasil, Ucrania y Venezuela y es el país más desarrollado de África. La administración de Gadafi tiene méritos objetivos que no se pueden negar seriamente.

El Informe de la Agenda Negra de Glen Ford, señala el carácter racista y reaccionario de la insurrección de Libia con respecto a lLas tribus del sur de Libia, conocidas como los Fezzan, que son de piel oscura. La base tribal del régimen de Gadafi ha sido una alianza de las tribus del oeste, el centro y el sur de Fezzan, en contra de la Harabi y Obeidat, quienes se identifican con la clase dirigente de la monarquía anterior. El Harabi Obeidat es conocido por alimentar un profundo odio racista contra los Fezzan. Esto se notó en las noticias de los medios de comunicación pro-imperialista al comienzo de la rebelión, haciendo eco a relatos de la gente Harabi, que hacían aparecer a la gente negra de Libia como mercenarios al servicio de Gadafi, que debían ser tratados como tales, con clara implicación de su exterminio. Estas invenciones racistas siguen siendo repetidas por académicos como Dean Slaughter de la Escuela Woodrow Wilson de Princeton. Es un hecho que muchos africanos negros del Chad y de otros países que trabajan en Libia fueron sistemáticamente linchados y masacrados por las fuerzas anti-Gaddafi. La Casa Blanca de Obama, con su discurso vacío de no querer repetir la masacre de Ruanda, ha ignorado convenientemente esta historia impactante de genocidio a manos de sus nuevos amigos racistas de la Cirenaica.

Contra el oscurantismo de los Senussi, Gadafi propuso un equivalente musulmán del sacerdocio de todos los creyentes, argumentando que no es necesario un califato para descubrir el significado del Corán. Ese mensaje lo complementó con una perspectiva musulmán panafricana. Gerald A. Perreira colaborador del Informe de la Agenda Negra escribe lo siguiente acerca de la división teológica entre Gaddafi y el neo-Senussismo del noreste de Libia y otros oscurantistas: “Al Qaeda está en las fronteras del Sahara y la Unión Internacional de Estudiosos Musulmanes pide que [Gadafi] sea juzgado en un tribunal …. [Gadafi] ha puesto en duda el Islam de la Hermandad Musulmana y de Al Qaeda desde una perspectiva teológica coránica y es uno de los pocos líderes políticos equipados para hacerlo …. Bengasi siempre ha estado en el centro de la contrarrevolución en Libia, fomentando movimientos islámicos reaccionarios como los wahabitas y salafistas. Esta es la gente que fundó el Grupo de Combate Islámico de Libia con sede en Bengasi, que se alió con Al Qaeda y que, durante años, fue responsable del asesinato de dirigentes de los comités revolucionarios de Libia. ” 25 ¿Y cuál sería, por ejemplo, la situación de la mujer en el marco del consejo rebelde neo-Senussi de Bengasi?

Al Qaeda pasó de Demonio a Aliado de EE.UU. en Libia

Para aquellos que intentan seguir los detalles de cómo gestiona la CIA las organizaciones que tiene en el ámbito de un supuesto terrorismo islámico, puede ser útil rastrear la transformación del Grupo Islámico Combatiente Libio de enemigo mortal a aliado cercano. El fenómeno está estrechamente vinculado a la inversión general de los frentes ideológicos del imperialismo de EE.UU. que marcaq la diferencia entre el gobierno de Bush-Cheney y los neoconservadores con el actual régimen de Obama-Brzezinski-Grupo de Crisis Internacional. El enfoque de Bush fue utilizar la supuesta presencia de Al Qaeda como una razón para ataques militares directos. El método Obama es utilizar Al Qaeda para derrocar gobiernos independientes, y luego balcanizar y partir los países en cuestión, o utilizarlos como títeres kamikazes contra enemigos más grandes como Rusia, China o Irán. Este enfoque implica la fraternización más o menos abierta con grupos terroristas, tal como fue señalado en forma general por Obama en su famoso discurso de El Cairo, en 2009. Los vínculos de la campaña de Obama con las organizaciones terroristas desplegadas por la CIA contra Rusia ya fue asunto de interés público hace tres años. 26

Pero esta inversión del campo no se puede improvisar y tomó varios años de preparación. El 10 de julio de 2009, el London Daily Telegraph informó que el Grupo Combatiente Islámico Libio se había separado de Al Qaeda. Por esa época los Estados Unidos habían decidido restar importancia a la guerra de Irak, mientras se preparaba para utilizar la Hermandad Musulmana Sunnita y la rama sunita de Al Qaeda para desestabilizar los principales estados árabes y  volverlos contra del Irán chiíta. Paul Cruikshank escribió en el  New York Daily News sobre un alto mandamás de la GCIL que decía querer retroceder la relación con Al Qaeda y con el infame Osama Bin Laden; se trataba de “Noman Benotman, un ex dirigente del GCIL. Mientras tanto importantes líderes musulmanes criticaron a Al Qaeda y son gente con suficientes credenciales yihadistas como para que sus críticas muerdan”. 27 Pero también en ese momento algunos jefes del GCIL habían escalado posiciones en Al Qaeda: el London Daily Telegraph informó sobre altos miembros de Al Qaeda Abu Yahya Al-Libi y Abu Laith al Libi-eran miembros del GCIL. Todo coincidió con la liberación de algunos combatientes del GCIL por Gadafi, en un mal aconsejado gesto humanitario.

Yihadistas del noreste de Libia matan tropas de EE.UU. y la OTAN en Afganistán, ahora mismo

Una de las contradicciones fatales en la actual política del Departamento de Estado y la CIA es que apunta a una alianza cordial con los asesinos de Al Qaeda en el noreste de Libia, en el mismo momento en que Estados Unidos y la OTAN bombardean sin piedad a la población civil del noroeste de Pakistán en nombre de una guerra total contra Al Qaeda, y mientras las fuerzas de EE.UU. y la OTAN son asesinadas por guerrilleros de Al Qaeda en el mismo teatro afgano-pakistaní. La fuerza de esa flagrante contradicción norteamericana hace colapsar el entero edificio de su propaganda de guerra, después de que EE.UU. ya perdió hace mucho una base moral para el uso de su fuerza militar.

De hecho, los combatientes terroristas del noreste de Libia puede que maten tropas de EE.UU. y la OTAN en Afganistán en este momento, mientras los EE.UU. y la OTAN protegen su base de operaciones contra el gobierno de Gadafi. Según este relato, en octubre de 2010 un alto comandante de Al Qaeda fue muerto en el noroeste de Pakistán por acción de los EE.UU.: “Un líder de Al Qaeda que servía como embajador de Al Qaeda en Irán, y era buscado por los EE.UU., murió hace dos días en el ataque aéreo de un Predator contra una agencia tribal de Waziristán del Norte controlada por los talibanes de Pakistan….[Este fue] Atiyah Abd al Rahman, un libio basado en Irán que actuó como embajador de Osama bin Laden ante los mulás. Informes de prensa no confirmados indican que Rahman fue asesinado en un ataque aéreo …. ” 28 La página Recompensas de la Justicia del Departamento de Estado dice de Atiyah abd al Rahman que era el “emisario Al Qaeda en Irán, nombrado por Osama bin Laden.” Atiyah “reclutaba y promovía conversaciones con otros grupos islámicos para operar con Al Qaeda y fue también miembro del Grupo Combatiente Islámico Libio y de Ansar al Sunna.” 29 Rahman llegó a un puesto lo suficientemente alto en Al-Qaida como para dar órdenes a Abu Musab al Zarqawi, el jefe de Al-Qaeda en Irak, en 2005.

También murió en Pakistán otro jefe probablemente originario del noreste de Libia, porque  su nombre de Khalid al Harabi, hace pensar en un nombre de guerra elegido por un vínculo con la granja de yihadistas de la tribu Harabi en la Cirenaica. Según una versión, “Khalid al Harabi era el alias de Khalid Habib, comandante militar de Al Qaeda que murió en un ataque de EE.UU. Predator en octubre de 2008.” 30

El escenario descubierto por el affaire Shayler en 1995, esta  operando hoy día

En 1995, David Shayler, un funcionario del servicio de contraespionaje británico MI-5, se dio cuenta de que su homólogo en el servicio de espionaje exterior británico MI-6 había pagado la suma de 100.000 libras esterlinas a un afiliado de Al Qaeda para asesinar a Gadafi. El intento de asesinato se produjo, y mató a varias personas inocentes, pero no mató al gobernante libio. Según Shayler entendió, el escenario del MI-6, incluía además de liquidar a Gadafi, otras acciones para sumir a Libia en el caos y la guerra tribal, con una opción para una toma directa del poder por Al Qaeda. Esa situación daría entonces el pretexto para Gran Bretaña, probablemente pero no necesariamente, con los Estados Unidos u otros países, pudiese invadir a Libia, controlar sus campos petroleros y establecer un protectorado permanente en  las regiones petroleras, los oleoductos, y la costa. 31 Este sigue siendo el objetivo hoy día.

Calculado para coincidir con el intento de matar a Gadafi, el MI-6 y otras agencias occidentales de inteligencia fomentaron una insurrección considerable en el noreste de Libia, casi exactamente en las mismas áreas de la actual rebelión. La insurrección fue aplastada con éxito por las fuerzas de Gadafi a finales de 1996. Lo que vemos en 2011 es simplemente una repetición de la agresión imperialista contra Libia hace 15 años, con la adición de una intervención exterior.

La guerra contra el Estado Nación

El ataque de hoy a Libia está en el contexto de un ataque general sobre la institución del Estado-nación soberano, tal como existe desde el Tratado de Westfalia en 1648. Los Estados Unidos y los británicos están muy preocupados por el gran número de países que tratan de escapar a la hegemonía anglo-americana buscando una cooperación a gran escala con Rusia en materia de seguridad, con China sobre las cuestiones económicas, y con Irán por razones geopolíticas. La respuesta CIA/MI-6 ha sido una orgía salvaje de desestabilizaciones, golpes de poder popular, revoluciones de color, y golpes de Estado palaciegos, cuya señal son las descargas de documentos en la operación de la CIA conocida como Wikileaks, que apunta en la niebla contra una lista que va de Ben Ali a Gadafi. Obama hubiese preferido la estrategia de crear la ilusión de una primavera árabe, una cuestión de jóvenes idealistas visionarios que se reúnen en la plaza pública para alabar la democracia, el imperio de la ley y los derechos humanos. Esto nunca fue realidad: las decisiones reales las tomaron camarillas brutales de generales y altos funcionarios sobornados o chantajeados por la CIA, que actuaban entre bambalinas para derrocar a figuras como Ben Ali o Mubarak. Gadafi puede haber hecho cualquier cosa, pero a ha obligado a la CIA y la OTAN a quitarse esa máscara agradable de idealismo juvenil y derechos humanos, revelando un rostro horrible de aviones no tripulados Predator, el bombardeo del terror, la masacre generalizada, y arrogancia colonialista. Gadafi también desgarro la máscara de “Yes We Can” Obama, para revelar ahora un cínico buscador de guerras que continúa la política infame del “Dead or Alive” y “Bring it on” de Bush, sólo que con otros medios.

Un espejo lejano para los imperialistas en Libia: la Farsalia de Lucano

Los imperialistas modernos listos para precipitarse en Libia deben reflexionar sobre el pasaje de la Farsalia de Lucano, que trata de la guerra en el desierto de Libia durante la contienda entre Julio César y Pompeyo el Grande a finales de la República romana. Un pasaje crítico de esta epopeya latina es el discurso de Catón de Utica, seguidor de Pompeyo, que instó a sus soldados a llevar a cabo una misión suicida en Libia, diciendo: “Serpientes, sed, calor y arena … Libia sola puede ser tan adversa como para que los hombres huyan de ella…Catón se puso en marcha y encontró una pequeña tumba donde escribir su sagrado nombre. Libia aseguró la muerte de Catón …. ” 32

No debemos imitar a esta locura.

Guías investigativas surgidas del estudio de West Point: Un llamado a los estudiosos

La investigación para el Estudio de West Point, como fue señalado, se efectuó sobre la base de casi 700 archivos del personal de Al Qaeda capturados por las fuerzas de la coalición en Irak. 33 Los autores del estudio se comprometieron a poner a disposición, en línea, la base documental de la investigación, tanto en la versión original en lengua árabe de los archivos de Al Qaeda 34 , como de las tarjetas del mismo archivo traducidas al inglés.35 Suponiendo que este material siga disponible, es posible que investigadores y periodistas, y en especial aquellos con un dominio del árabe que no tiene este autor, puedan investigar sobre los combatientes libios que fueron a Irak para averiguar si algunos son familiares, vecinos o socios políticos de los miembros conocidos del consejo rebelde en Bengasi o de otras fuerzas anti-Gadafi. Este procedimiento contribuiría a que ciudadanos europeos, americanos y otros alrededor del mundo comprendan mejor la naturaleza de la aventura militar que se desarrolla en Libia. Es bueno tener un conocimiento más específico sobre quienes son en realidad los rebeldes libios, para compararlo con los panegíricos huecos que difunden los controlados medios de comunicación occidentales.


Referencias:

1 Joseph Felter and Brian Fishman, “Al Qa’ida’s Foreign Fighter in Iraq: A First Look at the Sinjar Records,” (West Point, NY: Harmony Project, Combating Terrorism Center, Departamento de Ciencias Sociales, Academia Militar de los Estados Unidos, Diciembre 2007). Citado como el Estudio de West Point (West Point Study).

2 Joseph Felter and Brian Fishman, “Al Qa’ida’s Foreign Fighter in Iraq: A First Look at the Sinjar Records,” (West Point, NY: Harmony Project, Combating Terrorism Center, Departamento de Ciencias Sociales, Academia Militar de los Estados Unidos, Diciembre 2007). Citado como el Estudio de West Point.

3 West Point Study, pp. 8-9.

4 Daya Gamage, “Libyan rebellion has radical Islamist fervor: Benghazi link to Islamic militancy, U.S. Military Document Reveals,” Asian Tribune, 17 marzo, 2011, en http://www.asiantribune.com/news/2011/03/17/libyan-rebellion-has-radical-islamist-fervor-benghazi-link-islamic-militancyus-milit

5 Estudio de West Point / West Point Study, p. 12.

6 Estudio de West Point / West Point Study, p. 19.

7 Estudio de West Point / West Point Study, p. 27.

8 Estudio de WQest Point / West Point Study, p. 9.

9 http://english.aljazeera.net/news/africa/2008/04/200861502740131239.html; http://www.adnkronos.com/AKI/English/Security/?id=1.0.2055009989;

10 Estudio de West Point / West Point Study, p. 12.

11 Estudio de West Point / West Point Study, p. 27.

12 Estudiuo de West Point / West Point Study, p. 29.

13 Estudio de West Point / West Point Study, p. 28.

14 See “Egypt Said to Arm Libya Rebels, Wall Street Journal, 17 de marzo, 2011, en http://online.wsj.com/article/SB10001424052748704360404576206992835270906.html; see también Robert Fisk, “America’s secret plan to arm Libya’s rebels,” Independent, 7 de marzo, 2011, en http://www.independent.co.uk/news/world/middle-east/americas-secret-plan-to-arm-libyas-rebels-2234227.html

15 Gamage.

16 http://www.bbc.co.uk/news/world-africa-12741414

17 http://en.wikipedia.org/wiki/Mustafa_Abdul_Jalil

18 http://en.wikipedia.org/wiki/Mustafa_Abdul_Jalil

19 Stratfor, “Libya’s Tribal Dyanmics, 25 de febrero, 2011, disponible en http://redstomp.org/forums/showthread.php?1109-Libya-s-Tribal-Dyanmics

20 Venetia Rainey, “Who are the rebels we are fighting to protect,” The First Post, http://www.thefirstpost.co.uk/76660,news-comment,news-politics,who-are-the-rebels-we-are-fighting-to-protect#ixzz1HMRIrUP9

21 http://en.wikipedia.org/wiki/National_Transitional_Council

22 Declaración del “Concejo Nacional Transitorio,” Bengasi, 5 de marzo, 2011 en http://www.libyanmission-un.org/tnc.pdf; http://en.wikipedia.org/wiki/National_Transitional_Council

23 Massimo Introvigne, “L’occidente alla guerra delle tribù,” La Bussola quotidiana, 22 de marzo, 2011, at http://www.cesnur.org/2011/mi-rivolte-05.html

24 Stratfor, “Libya’s Tribal Dyanmics, 25 de febrero, 2011, disponible en http://redstomp.org/forums/showthread.php?1109-Libya-s-Tribal-Dyanmics

25 Gerald A. Perreira, “Libya, Getting it Right: A Revolutionary Pan-African Perspective,” Black Agenda Report, 2 de marzo, 2011, en http://blackagendareport.com/content/libya-getting-it-right-revolutionary-pan-african-perspective

26 Webster G. Tarpley, “Obama Campaign Linked To Chechen Terrorism: Grant Of Taxpayer-Funded U.S. Asylum For Chechen Terror Envoy Gave Obama Foreign Policy Guru Zbigniew Brzezinski ‘One Of The Happiest Days Of My Life,’” 2 de febrero, 2008, Obama the Postmodern Coup: The Making of a Manchurian Candidate (Joshua Treet CA: Progressive Press, abril 2008), pp. 97-115, online at http://tarpley.net/2008/02/03/obama-campaign-linked-to-chechen-terrorism/

27 Paul Cruikshank, “How Muslim extremists are turning on Osama Bin Laden,” New York Daily News, 8 de junio, 2008, en  http://www.webcitation.org/query?url=http%3A%2F%2Fwww.nydailynews.com%2Fopinions%2F2008%2F06%2F08%2F2008-06-08_how_muslim_extremists_are_turning_on_osa.html&date=2009-08-05. Cruickshank es un miembro del Centro de Seguridad y Derecho de la Universidad de Nueva York (NYU Center on Law and Security) y co-autor  con Peter Bergen, del reportaje del New Republic, “The Jihadist Revolt against Bin Laden.”

28 http://www.longwarjournal.org/archives/2010/10/al_qaeda_leader_link.php

29 http://www.longwarjournal.org/archives/2010/10/al_qaeda_leader_link.php#ixzz1HNoUTmn5

30 http://www.longwarjournal.org/archives/2010/10/al_qaeda_leader_link.php#ixzz1HNmzsjat

31 Ver Machon, Annie (2005). Spies, Lies & Whistleblowers. MI5, MI6 and the Shayler Affair. Lewes, East Sussex: The Book Guild Ltd. 185776952X; Hollingsworth, Mark; Nick Fielding (1999). Defending the Realm: MI5 and the Shayler Affair. Andre Deutsch Ltd. ISBN 0233996672; ver también el Guardian, April 10, 2000 http://www.guardian.co.uk/uk/2000/apr/10/davidshayler.richardnortontaylor

32 Lucano, La Farsalia , libro IX, versión Riley (London: Bell, 1903), p. 355.

33 http://www.ctc.usma.edu/harmony/pdf/CTCForeignFighter.19.Dec07.pdf

34 http://www.ctc.usma.edu/harmony/Foreign_Fighter_Bios-Orig.pdf

35 http://www.ctc.usma.edu/harmony/FF-Bios-Trans.pdf

Te gusto, quieres compartir