Una mirada al Acuerdo de Asociación

Por Mario Rodríguez /PúblicoGT

Los resultados obtenidos dentro del marco comercial del Acuerdo de Asociación, se pueden clasificar de la siguiente manera:

  • El nivel de apertura comercial que se brindó a la Unión Europea.
  • Los productos que lograron un acceso preferencial al mercado europeo
  • Las divergencias comerciales y las soluciones acordadas
  • Los ganadores y los perdedores del esquema comercial.

Nivel de apertura comercial

El nivel de apertura se mide por la cantidad de productos que pueden ingresar al país libre de aranceles de forma recíproca entre las partes. En otras palabras, el nivel de apertura se mide por la cantidad de productos a los que se les aplica un régimen de libre comercio, sin restricciones y sin apoyos, para intercambiar entre ambas regiones.

De acuerdo a los resultados publicados por el Ministerio de Economía de Guatemala el país otorgó una apertura del 98.86%, de los cuales el 50% ingresa de inmediato al esquema de libre comercio, el resto se desgravan en períodos de 5 a 15 años, de acuerdo a una canasta de fracciones arancelarias  negociadas.  Ello significa que la apertura lograda en este esquema por parte de la Unión Europea es casi total.

Eso deja una protección efectiva de 64 fracciones arancelarias, las cuales han sido excluidas por completo del esquema del AdA por se consideradas productos sensibles e importantes para el país. En términos de porcentajes, solamente representa el 1.14% del total de fracciones arancelarias negociadas.

¿Cambia este acuerdo comercial la estructura productiva nacional, de acuerdo con el nivel de apertura logrado? En general no, porque Centroamérica, y en particular Guatemala, tenían un nivel de apertura comercial bastante alto, con respecto a la Unión Europea, lo cual significa que en la actualidad, la variación de productos que tendrán libre comercio será levemente superior al otorgado a la Unión Europea.

Quizás lo más importante ahora sea conocer los anexos y las diferentes canastas de bienes que se incluyen en cada proceso de desgravación para conocer adecuadamente el significado de dichos resultados. Así en el tema agrícola se incluyen 656 partidas arancelarias, de las cuales el 34.19% tienen acceso inmediato y el resto en períodos de 5 a 15 años, quedando excluidas únicamente 252 renglones y un total de 19 partidas que tiene un contingente asignado. Ello significa que la protección es mínima y las medidas de salvaguardia con pocas.

Eso implica que la apertura comercial que Guatemala ha otorgado a la Unión Europea es casi total. Las partidas arancelarias dejadas afuera en el tema agrícola, dan muestra que el esquema que se siguió en la negociación es similar al proceso negociado con Estados Unidos.

En el renglón industrial la apertura es total. La colocación de un porcentaje significativo de partidas arancelarias con proceso de desgravación en 10 y 15 años muestra, que con el tiempo la mayoría de aranceles y barreras impuestas tendrán que ser eliminadas y con ello, la apertura será total.

Es importante resaltar que el país tiene un nivel de apertura bastante alto para el resto del mundo, si tomamos en cuenta que tiene un arancel máximo del 20% aplicando la cláusula de la nación más favorecida y que aplica un arancel consolidado del 23% para los bienes no agrícolas. Con lo cuál una apertura total en bienes industriales es congruente con la política que el país ha adoptado en los últimos años, la del libre comercio. Eso no significa que los resultados sean del todo beneficiosos para el país.

En otras palabras los resultados muestran una liberalización completa de todas las líneas arancelarias, lo que implica una profundización del modelo de apertura externa que se viene siguiendo a partir de los programas de ajustes estructural que fueron implantados en le país por las instituciones financieras internacionales y que tuvieron su punto de inicio con el Acuerdo Comercial suscrito con México. Eso implica que el modelo neoliberal de libre comercio se consolida.

Dicho esquema está basado en la teoría de la ventaja comparativa , y bajo esa óptica se ofrece como una ventaja del país la explotación de los recursos naturales y la relativa abundancia de mano de obra barata, como ventaja comparativa. Ello justifica el continuo proceso de desindustrialización de la estructura productiva y se refuerza la idea de sustentar el proceso de crecimiento económico sobre la base de incentivar las exportaciones agrícolas o de recursos naturales para lograr una mejora competitiva, crecimiento, atracción de inversiones y estabilidad macroeconómica.

Todo eso sustentado con los productos de exportación tradicional de base agrícola, con poco o nada de valor agregado y basado en la sobre explotación de los recursos, tanto humanos como naturales.

En cambio, la Unión Europea dejó excluido del intercambio comercial 359 partidas arancelarias, lo que significa un 17.56% del total negociado y impuso medidas contingentes para 107 partidas arancelarias. El nivel de protección por lo tanto es mayor que el país obtuvo. Eso significa que hubo una ratificación parcial en cuanto al acceso otorgado a través del Sistema General de Preferencias SGP Plus que le brinda beneficios de acceso a la Unión Europea de las mercancías de los países centroamericanos, pero que se establecieron las medidas suficientes para evitar problemas a los productores europeos ante la competencia centroamericana.

Según el informe presentado por le Ministerio de Economía de Guatemala, fechado el 19 de mayo del 2010, el país “consolido la situación establecida en el SGP+, entre ellos el café oro (principal exportación de Guatemala a la Unión Europea) y superada por la concesión de nuevas preferencias para productos que no habían sido beneficiados anteriormente, por ejemplo camarón, el café tostado, molido y preparaciones…”.

En todo caso el objetivo inicial fue cumplido a medias, por la gran cantidad de partidas excluidas y los mecanismos de protección que se logran para otro contingente importante de bienes protegidos. Lo único que se logró fue consolidar las ventajas de aquellos productos tradicionales de exportación como el café, lo cuál no implica un incremento de los niveles de exportación, ni un cambio significativo en los volúmenes que se exportarán posteriores a la vigencia del Acuerdo.

Productos relevantes

Caña de Azúcar

El azúcar de caña ingresará libre de aranceles al mercado europeo, en un volumen de 150,000 TM con un crecimiento del 3% anual, cantidad mayor a la establecida en CAFTA que fue de 97,000 TM y 2% anual, según el reporte del Ministerio de Economía.

Estos volúmenes son para la región y por lo tanto su asignación dependerá del proceso negociador entre todos los países. Dicha negociación está en curso y los productores acordaron distribuirse la cuota de acuerdo al nivel de participación que cada nación tiene en su nivel de exportaciones y en las proyecciones de crecimiento de su industria. Así las cosas, Guatemala ocupa el primer lugar, seguida de El Salvador y Nicaragua en tercero, Honduras el cuarto, Costa Rica y Panamá ocupan los lugares quinto y sexto, respectivamente.

Banano

En el caso del banano fue acordada la rebaja del arancel aplicable a una tarifa de 75 euros en un plazo de diez años, que empieza a correr a partir del 2010. Esto representa una rebaja de más del 50% del nivel que será aplicado a países no socios comerciales, dicho acuerdo se negocio al margen del proceso de negociación del ADA, y por ello se acepta que su aplicación incluya a otros países. Por lo tanto, el ADA no hace más que recoger un acuerdo alcanzado en el ámbito de la Organización Mundial Comercio.

En el caso del banano, los grandes beneficiados son las grandes corporaciones estadounidenses que controlan los procesos de comercialización y son los dominantes en la cadena de producción de banano. En todo caso, bajo las estructuras de producción y comercialización actuales, el beneficio de incrementar la cuota de exportación de bananos centroamericanos a la Unión Europea se inscribe dentro del marco de negociación de la OMC, y no como producto del proceso negociado en el Acuerdo de Asociación, -OMC-.

Café

El café tiene una característica especial en está negociación. Fue un producto ofensivo, o sea que los negociadores buscaron en todo momento que este producto siguiera gozando de los beneficios de ingreso que le otorgaba el SGP+, y al final parcialmente se logró. Pero también en ese proceso negociador, se convirtió en un producto defensivo, dada las características de la industria de café procesado de la UE. Por lo tanto el bien, es un producto ofensivo, pero al mismo tiempo defensivo en torno al mercado nacional y el uso de materias primas provenientes de origen distinto a las regiones que se vinculan con el ADA.

El asunto del café, según la información que presentó el Ministerio existe mucha ambigüedad en el tema. Según el Mineco, se consolidada la situación establecida en el SGP+, con respecto al café oro únicamente. Eso implica que podemos ingresar materia prima a la Unión Europea. En todo caso, el café quedó atado a las normas de origen, y según el Mineco la regla de origen del café y sus preparaciones es emblemática para la región Centroamericana, aún cuando no queda en claro su aplicación real.

Las normas de origen las define la OMC como aquellos criterios necesarios para determinar la procedencia nacional de un producto. Su importancia se explica porque los derechos y las restricciones aplicadas a la importación puedan variar según el origen de los productos importados. La pretensión europea en el proceso de negociación era determinar el grano y no la mata como origen del producto. Ese criterio de clasificación arancelaria afectaba directamente los mecanismos de importación de café a la región y por lo tanto afecta directamente a los productores locales.

Reglas de origen

En este rubro lo más importante por resaltar es:

  • Centroamérica mantiene el beneficio de contar con zonas francas y regímenes especiales.
  • Se pueden utilizar materia prima proveniente de Colombia, Bolivia, Ecuador, Perú y Venezuela, pues se consideran como productos de origen local.
  • Las reglas de origen afectan favorablemente a productos como camarón, tilapia, papel, plásticos, medicamentos, refrigeradoras, muebles de madera, motocicletas y bicicletas, bombas fumigadoras, lámparas, harina de trigo y sus derivados, secadoras de pelo, baterías (pilas eléctricas), maní, harina de maíz y frijoles enlatados, entre otros.
  • Productos de la Confección: Para Guatemala se otorgó una cuota de 7 millones de unidades en productos de interés para el sector que crece en un 9% por tres años hasta alcanzar más de 10 millones.

La integración centroamericana

Al inicio del proceso negociador, una de las principales exigencias de la Unión Europea fue la creación de la Unión Aduanera en Centroamérica. Dicho aspecto no se consiguió, aún cuando se avanzo en esa dirección. La pregunta pertinente ante la suscripción del acuerdo es ¿cómo queda entonces el proceso de integración centroamericana?

De acuerdo por lo observado actualmente por los ministerios de economía de la región, se han tomado una serie de acciones encaminadas a cumplir con los compromisos asumidos en el Acuerdo de Asociación relativos al proceso de integración centroamericana que se pueden resumir así:

  • Consolidación de mecanismos de cobro único de aranceles
  • Establecimiento de documento administrativo de control tanto para las importaciones como para las exportaciones
  • Armonización de la legislación aduanera
  • Establecimiento de procesos aduaneros unificados
  • Incorporación de Panamá al Sistema de Integración

Estos requisitos han quedado establecidos dentro de los textos del acuerdo con tiempos que van de los tres a los cinco años de cumplimiento. La regulación y armonización de la legislación aduanera será el primer paso y de ahí se derivan otros procesos en cuanto a medidas fito sanitarias, tránsito de plantas y productos de origen animal y vegetal y otros productos incluidos dentro de las partidas arancelarias negociadas.

Uno de los aspectos que marcha de forma avanzado es el proceso de incorporación de Panamá a la Secretaría de Integración Económica Centroamericana –SIECA-, que ya cuenta con el aval del Consejo de Ministros de la Integración Económica COMIECO, y que se estaría produciendo a más tardar a diciembre del 2011.

En materia de unión aduanera, el proceso entre Guatemala y El Salvador es el que marcha más avanzado y se espera que a finales de este año o principios del 2011 se tenga ya consolidado dicho proceso. Los problemas que se presentan están en el caso de Honduras y Costa Rica. El primero por los problemas derivados del golpe de estado y el segundo por su reticencia en algunos aspectos a los procesos de integración.

Las tres áreas específicas que tienen compromisos son:

  • Procedimientos Aduaneros
  • Obstáculos técnicos al comercio
  • Medidas fitosanitarias

Destaca los tiempos establecidos

  • Dos años para tener un sistema de reembolso de derechos arancelarios pagados sobre mercancías europeas reexportadas a otro país de la región. (Eso permite la triangulación del comercio que antes mencionamos, con el caso de los productos lácteos y por lo tanto la supuesta protección aplicada por algunos países resultaría irrelevante)
  • Creación de un documento único de declaración aduanera de importación y exportación.
  • Armonización legal para dentro de 5 años a partir de la vigencia del Acuerdo.
  • CA reconocerá libre tránsito a los productos europeos dentro del territorio de la región, de conformidad con la resolución 219 de COMIECO de 2007. La inspección sanitaria o fitosanitaria se realizará en el país de destino final. CA se compromete a chequear el certificado sanitario y a realizar la inspección sanitaria del producto en el país de entrada. Una vez que el producto haya sido despachado por las autoridades aduaneras, el producto sólo podrá ser objeto de una inspección sanitaria o fitosanitaria aleatoria en el país de destino.

Las metas establecidas del proceso de integración económica se pueden describir así:

  • Perfeccionamiento de la Zona de Libre Comercio
  • Inserción económica internacional
  • Negociaciones del TLC Centroamérica – Canadá
  • Convergencia TLC Centroamérica – México
  • Fortalecimiento de las condiciones de infraestructura
  • Plan Mesoamérica
  • Transporte (Ricam)
  • Telecomunicaciones (AMI)
  • Electricidad (Siepac)
  • Incorporación de Panamá al Subsistema Económico Centroamericano
  • Unión Aduanera Centroamericana: Etapa de libre circulación de bienes y facilitación del comercio.
  • Administración de los acuerdos regionales vigentes
  • Acuerdo de Asociación de Centroamérica – Unión Europea, conclusión de trabajos.

Uno de los déficit de este proceso, es que el ámbito comercial se buscó avanzar presionados por los tiempos establecidos y ellos repercutió en le resultado final del acuerdo comercial que deja vulnerable al proceso integracionista, dado que en algunos aspectos los textos comerciales difieren para cada país y en ocasiones no son congruentes como la idea de negociar en bloque.

Este artículo también puede leerse en el Blog Reflexión http://www.ciidgt.org

Te gusto, quieres compartir