Tú hijo o hija hace sexting?

El sexting consiste en el envío de contenidos de tipo sexual (principalmente fotografías y/o vídeos) producidos generalmente por el propio remitente, a otras personas por medio de teléfonos móviles.

Desde el origen de los medios de comunicación, las personas los hemos usado para enviar contenidos de tipo sexual (eróticos, pornográficos, etc.), pero con las NTIC surge un peligro: la difusión masiva e incontrolada de dichos contenidos.

En el caso de sexting se trata de contenidos muy íntimos, generados por los propios remitentes, mediante la grabación de sonidos, fotos o vídeos propios en actitudes sexuales, desnudos o semidesnudos, normalmente con destino a una pareja sexual o amorosa, aunque también en no pocas ocasiones a otros amigos, como un simple juego. Esto expone al creador o creadora de dichos contenidos a graves riesgos.

Según un estudio del INTECO (2010) el 8,1% de los menores españoles recibe de fotos o vídeos de chicos/as de su entorno en posturas provocativas o inapropiadas. El 4,0% reconoce haberse hecho fotografías o vídeos a ellos/as mismos/as en posturas provocativas o inapropiadas. La incidencia directa es algo mayor entre los adolescentes de 15 y 16 años: 6,1%.

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos ha expresado su preocupación por el auge de este fenómeno que según reconocen está provocando nuevas tipologías de delitos.

Numerosos colegios e institutos de ese mismo país, así como en Australia y Reino Unido, están estudiando con urgencia el tema tras la aparición de numerosos casos, y aplicando nuevas normas al respecto para el curso 2009-2010.

En el condado de Jefferson (Kentucky, Estados Unidos) en el comienzo del curso 2009-2010 se estaban produciendo 22 expulsiones al mes por causa del sexting.

Diversos Estados norteamericanos están emitiendo decretos o realizando urgentes modificaciones legislativas para diferencias los casos y no tener que aplicar graves acusaciones de pornografía infantil en todos los casos de sexting.

Según una encuesta realizada en los Estados Unidos por Harris Interactive para la empresa Cox Communications el 19% de los adolescentes participa en actividades de sexting enviando, recibiendo o trasmitiendo fotos de desnudos o semidesnudos por MMS o e-mail. El 60% de ellos lo hace a su novio o novia, pero el 11% reconoce haber enviado sexting a personas que ni siquiera conocían. El 81% de los sexters tiene menos de 18 años.

Según otra encuesta, realizada en el ámbito universitario por la revista Playboy, la mitad de los universitarios del país lo practican. El 34% de los entrevistados reconocieron que hay fotos de ellos desnudos en los teléfonos móviles de otra persona. El 40% de ellos había visto mensajes de sexting que no eran para ellos y el 20% los ha reenviado. El 15% de los adolescentes y 19% de los adultos jóvenes envían este tipo de mensajes a personas que sólo conocen de la Red.

Según la revista Family Circle la incidencia del sexting entre los adolescentes estadounidenses estaría en el 45%.

La asociación argentina Chicos.net ha realizado otra encuesta de la que se desprende que el 36% de los adolescentes ha enviado fotos suyas en poses provocativas.

En los colegios de Estados Unidos se han detectado casos entre menores de 14 años. También casos en los que las fotos se han intercambiado por dinero (podría ser considerado venta de pornografía infantil).

Según la policía del Estado norteamericano de Utah el 25% de las imágenes de pornografía infantil que detectan, son originadas mediante sexting.

A la policía del Estado norteamericano de Maine llega actualmente un caso de sexting cada 2 semanas, según han informado, y la cifra sigue aumentando.

Según el estudio “La generación interactiva en Iberoamérica” realizado por la Universidad de Navarra y Telefónica, el 92% de los adolescentes chilenos tienen celular. De ellos, el 15 por ciento declaró haber recibido material pornográfico sin pedirlo.

Más información en http://www.sexting.es/

Te gusto, quieres compartir