Reflexiones sobre la unidad de la izquierda

Carlos Orlando Oliva Muralles*

Ya plantear este supuesto conlleva ciertas premisas y reflexiones que intentaremos desarrollar; entre ellas principalmente diremos:

Primera: “Todos los que dicen estar en esta ”unidad” son de izquierda”, y la segunda: “Existen personas de izquierda que no están incluidos”.

Evadiré la primera premisa, en parte, pues, este supuesto nos haría establecer por un lado, purismos y fundamentos epistemológicos de lo que entenderemos por izquierda, [1] y por lo que teóricamente es difícil responder, pues habría inicialmente que establecer criterios de valor, por lo que soslayarla, nos ayudara a continuar.      Pero me interesa mas discurrir sobre lo ético y de los valores que pueden llevar a esa “unidad”. Para lo cual opinaremos en estas dos vertientes de análisis que nos ayuden a sacar conclusiones de la premisas iniciales, a saber: a)El copiar el modelo político tradicional y dominante, con todos los vicios del sistema, puede llevar a establecer presupuestos para ser candidato a puestos de elección dentro de la izquierda como positivos o “naturales”, y b) Los costos que conlleva la proximidad o no, a los operadores de poder (políticos y económicos).

a) Los partidos y el sistema dominante han establecido para la postulación o (imposición) de candidatos y cargos dentro de los partidos, principalmente fama y fortuna. Prevaleciendo esta última prioritariamente sin descartar el amiguismo y clientelismo.  La izquierda en alguna medida ha prevalecido en parte la fama, traducida en posible cauda de votantes, ya que la fortuna es difícil como criterio, pues los clubes de millonarios no están interesados en invertir en este tipo de “empresas” que cuestionarían su ontológica manera de “ganarse los frijoles”. Otra posibilidad ligada a la anterior se basa en los procedimientos de las “elecciones primarias” como vehiculo para legitimar la fama, la fortuna invertida para dicha fama (suponiendo que la elección sea transparente).

Y por supuesto también existe la toma de decisión por medio de la imposición, verticalismo, autoritarismo  y los intereses económicos u otros de la junta directiva (o Comité Central) del partido, de imponer los candidatos.

Estas son las formas tradicionales de elección de candidatos dentro del sistema, todos los partidos han practicado, mas no son las únicas como veremos mas adelante.

b) La precariedad de ingresos económicos como excusa y la “alianza” 2 de representantes de izquierda en los gobiernos de turno, o a el poder económico, como tácticas dentro del discurso de la estrategia de sobrevivencia, han producido un desgaste de al imagen de los partidos de izquierda y por ende para la mayoría de la población en la imagen de toda la izquierda.

La segunda premisa es de suyo inferir que es verdadera, en cuanto a que existe izquierda, compuesta por los que NO están afiliados a los partidos de izquierda

Esto nos hace que reflexionemos sobre el tema del titulo.

Propuesta:

Retomando las bases histórico sociales sobre los principios éticos que en los que es mas fácil (espero), llegar a acuerdos, y retomando acá el principio de igualdad (isoi), y no de homogeneidad (homoi), como lo entendieron los griegos clásicos, donde no importaba precisamente el estrato de origen de quien dirigiera, pudiendo ser desde un panadero a un comerciante o un “filosofo”; ya que la categoría de iguales ya estaba dada preformativamente 3 .

Pero como se daba esta forma para que sea dada esta igualdad?

Para nuestro caso es valido e importante establecer esta calidad de igualdad, la cual debe ser discutida, pero principalmente se debe hacer- a mi entender- una convocatoria abierta liderada por URNG y ANN a todas y todos los políticos e intelectuales (no se excluye que puedan ser ambas categorías), de izquierda del país, para discutir los principios y principalmente la propuesta programática de esta izquierda unida, pudiendo invitarse entre algunos a: Sergio Tishler, Carlos Figueroa, Sam Colop, Rigoberta Menchú, Mario Morales, Héctor Rosada; quienes en igualad de condiciones con los dirigentes de los partidos establecidos, y organizaciones de la sociedad civil, y junto con otras propuestas puedan luego de elaborar dichas bases teórico practicas y propositivas desde la izquierda, llegar al compromiso de respetar y participar en esta única forma de igualdad y de unidad, que los griegos clásicos en su tiempo establecieron: El Sorteo, (el cual se haría en los últimos días antes de la inscripción de candidatos), ya que este procedimiento evitaría la jerarquización o subalternación de unos sobre otros, se establecería el compromiso con los fundamentos y no con las personas que los deben llevar a ejecución, y esto democratizaría y ampliaría esta unidad.

Este modelo rompería con el modelo dominante de elección y fomentaría el compromiso de quienes participaran.  Una segunda variante de esta propuesta para orden de candidatos a diputaciones, es realizar la mesoamericana trenza (“pach”, que puede ser de mas de tres) en la cual cada organización política propone una jerarquía de candidatos y posteriormente al orden de sorteo se integraría la trenza por cada uno de los que ordinalmente son propuestos.

Una tercera variante para alcaldías con poca población puede ser realizar elecciones publicas donde la población en la plaza y sin afiliación necesaria, emita el voto por el precandidato que considere mas apto para ser propuesto como candidato por la izquierda, lo cual tiene el componente extra que la población se identificaría con el candidato y por ende con quienes les han tomado en cuenta; y no así como con quienes les imponen candidatos o establecen de antemano supuestas caudas electorales.

Para hacer viable estas propuestas se requiere de  verdadero Compromiso, Humildad y  Sacrificio, que ya han mostrado los dirigentes en varias oportunidades en la historia del país. Otro prerrequisito para esta propuesta, es que ninguno de las personas que quieran y puedan ser aptos para la elección por sorteo, sean o hayan participado en calidad de funcionarios o asesores del gobierno en turno. Pudiendo solo participar en el desarrollo de los planes de gobierno, mas no en la postulación para la elección por sorteo.

Creemos que estas propuestas son viables y que están en tiempo de llevarse a realización.

Este planteamiento u otros van a demostrar un fundamento de la primera premisa:

Los que están son realmente de la Izquierda humana, prepositiva e incluyente a la que se aspira y necesita el país?

Así pues, que todos los que están en los grupos políticos que se denominan de izquierda, sean realmente de izquierda;  esperamos que se defina pronto.

Y que se inicie el debate.

*Docente USAC docente.carlos.oliva@gmail.com

Notas

1. No digo izquierdas pues en mi entender estas son variedades dentro de una unidad dialéctica de lo unitario y lo diverso, opuesto o complementario. Y ya aquí estoy partiendo aguas que dan a discusiones mayores.

2. Por no decir compra, pago o captación de personajes dentro de la esfera política

3. No discutiremos sobre exclusión, esclavismo y machismo en dichas sociedades, pues por el momento no viene al caso.

Te gusto, quieres compartir