Los datos no mienten


Por Mario Rodríguez/publicoGT
Cada vez es más evidente que el negocio minero para el país no es rentable, y no porque la actividad no generé utilidades, sino porque los costos y daños ambientales los asumimos los guatemaltecos, mientras los inversionistas se llevan las ganancias, y como están ahora los precios del metal, estas son cada vez más cuantiosas. Hagamos cuentas y verán que mal nos va.

El precio actual de la onza troy de oro, cotizado en el mercado de Londres es de $ 1,420.74 dólares, y las proyecciones hacen pensar que alcanzará un precio superior a los $1,500 para fin de año. Y de acuerdo con esa misma fuente, en el 2009 el precio fluctuó entre los 800 y $1,000 registrando un promedio de 924 dólares por onza troy durante ese período.

Pues resulta que Montana Explotadora empresa de Gold Corp, que explota el proyecto minero Marlis en San Marcos reportó haber extraído en los 10 primeros meses del 2010 263,198 onzas de oro, y en el año 2009 la cantidad de 272,782 onzas de oro. Si esas cantidades las multiplicamos por los precios promedios de ambos años, nos da más o menos unos 574 millones de dólares, al cambio representa un poco más de 4 mil 600 millones de quetzales, más del 10% del presupuesto de la nación.

Según estimaciones de la propia empresa, existen entre 2.0 y 5.0 millones de onzas de oro en dicho lugar. Con lo explotado hasta la fecha, eso representa sólo el 10% de la cantidad máxima esperada. Y con la demanda de oro en crecimiento, se estiman que los precios lleguen a los 1,800 para principios del 2012 y se mantengan así, dada la presión existente por la compra de oro que hacen en la actualidad muchos bancos centrales para preveer una posible guerra de divisas.

La expansión de las actividades mineras de la compañía muestra el buen negocio que tiene en el país. Es tan bueno que se están expandiendo. Según el director de Minería del Ministerio de Energía y Minas la empresa empezará a explotar un yacimiento de oro en Jutiapa, llamado Cerro Blanco en donde se estiman existen reservas comprobadas de 1.5 millones de onzas de oro. Para ello, Gold Corp invertirá 90 millones de dólares en los próximos dos años, nada si se compara con los ingresos que actualmente tiene.

Al país le queda, descontado lo que ganan los inversionistas y los socios locales el 1% de las regalías, que en el primer año fueron 10.3 millones de dólares más 3.8 millones de dólares en impuestos. Una bicoca si comparamos los ingresos que actualmente está percibiendo. Pero, adicionalmente al país le quedan los costos de contaminación que provoca la actividad minera, el deterioro social de la zona, la contaminación de las fuentes de agua y por si fuera poco, los habitantes del área asumen los daños en la salud que provoca dicha industria. Vaya si no es buen negocio.

Con esos datos y dadas esas condiciones, no podemos seguir pensando que la minería es un buen negocio para el país. Quién así lo piense, seguro es socio de Gold Corp. Ni todo el oro del mundo vale más que una vida.

Te gusto, quieres compartir