El fútbol necesitaba una final así


Redación PúblicoGT/Deportes.

Un partido que tuvo todos los ingredientes necesarios para emocionar a cualquiera. Y también tuvo destellos de fútbol, juego de conjunto y garra. Está final dejó atrás aquellos clásicos jugados a las patadas, los empujones y los golpes sucios. El clásico, fue una final  que se recordara por mucho tiempo. Un partido que tuvo una virtud, ambos equipos jugaron para ganarlo y ambos tuvieron sus oportunidades para lograrlo.

Al final es necesario reconocer que ganó el fútbol, y que los Cremas salieron campeones. Y que más allá de la derrota de Municipal hay que resaltar la necesidad de encontrar un mejor camino para este deporte, y con partidos jugados como este, las posibilidades de lograrlo están.

Una pancarta colocada en la parte de la general sur refleja claramente el estado de animo del aficionado guatemalteco, está decía “la selección me vale, Municipal es mi equipo”. Un poco refleja el desanimo existente por los malos resultados a nivel de selecciones nacionales y el refugio que el aficionado local encuentra en sus equipos. Por ello, la forma en que se jugó el partido, por la entrega de los dos equipos y por la emoción que brindó, está final debe servir para retomar el optimismo por este bendito deporte.

Ni toda la pasión contenida en cada instante durante el encuentro puede describir la forma en que se desarrolló. Ambos equipos estuvieron a la altura del momento y del significado que tuvo la batalla deportiva. Cada uno de los participantes nos brindó el mejor esfuerzo, esos valores de los que debemos poblar más nuestro fútbol. Por ello, la despedida del Pin Plata, la entrega de Fonseca y JJ Paredes para los cremas y las sensacionales atajadas de Penedo, así como el llanto de los jugadores de ambos equipos al final, hicieron de está final un gran regalo para el aficionado local que necesita de vez en cuando de emociones positivas que lo reanimen.

Al margen si nos gusta o no el fútbol, hoy debemos reconocer que una parte significativa de la población del país está de celebración y otra parte, también significativa está triste. Pero todos los amantes del fútbol celebramos una final así. Una final que el fútbol de Guatemala necesitaba. Por eso, Gracias.

Te gusto, quieres compartir