De la belleza estándar masificada a la belleza personificada

Márcia S. Pereira

Las fotografías de “Somos como somos” está compuesta de dos series: Somos como somos y Ninfas. Son fotos digitales, no manipuladas, de mujeres y hombres, que no son modelos profesionales y han posado voluntariamente, sin remuneración monetaria, motivadas por la idea del proyecto fotográfico.

El ensayo busca recuperar la belleza integral, donde la forma y el contenido del ser humano se complementan. Desmitificando en primer lugar, el cuerpo desnudo como mercancía erótica; en segundo, los patrones de belleza que la sociedad mercantil impone.

Dichos patrones: ser rubio, flaco, joven, con curvas, músculos y pechos estandarizados, crean expectativas, en la mayoría de las personas, distorsionando la imagen que poseen por naturaleza, haciéndoles creer que no son bellas por no cumplir con estos requisitos.

El objetivo principal del trabajo, no es buscar la excelencia estética que caracteriza la mayoría de los desnudos fotográficos, pero sí, contribuir con una forma de “fototerapia”. Que a través de las fotos las personas puedan verse e identificarse ellas mismas a partir de lo que son y de cómo son, sin importar si se cumple, o no, con el estereotipo de belleza masificada, que nos ha sido impuesta a través de diferentes mecanismos de dominación, a lo largo de la historia.

La belleza, en cada caso se refleja en el estado de ánimo de las personas, en cómo se sienten con su vida y su cuerpo, captado a través de la fotografía.

Por fin, el ensayo busca enseñar que podemos pasar de la belleza estándar y masificada, basada en la forma, a la belleza personificada y personalizada basada en las características propias de cada ser humano.

El cuerpo desnudo está desprovisto de símbolos sociales…

Los “10 minutos críticos” es el tiempo que las personas necesitan para encontrar aquello que ellas consideran su defecto (pechos grandes, chiquitos, cicatrices, celulitis, delgadez, entre otros) y, aceptar que ya están ahí desnudas, frente a la cámara y que ya no hay marcha atrás. Posar desnuda/o es enfrentarse a los propios demonios, superarlos y adueñarse del cuerpo permitiendo que afloren las fortalezas. En este sentido no se trata de destacar las “fealdades”, por lo contrario, de destacar los atributos de la vida interna expresados en los gestos y comportamiento.

El ensayo busca enseñar que podemos pasar de la belleza estándar y masificada, basada en la forma, a la belleza personificada y personalizada basada en las características propias de cada ser humano.

Artículo del Centro Cultural de España

Te gusto, quieres compartir