Acuerdo forzado, pero sin compromiso con el clima


Gerson Vargas/Enviado PublicoGT

La canciller mexicana Patricia Espinosa dio por concluida la Reunión de la 16ª Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático COP16 celebrado en Cancún, México. Según sus palabras, es un gran logro, por las expectativas preliminares existentes. Según diversos analistas consultados el acuerdo es modesto, puesto que no tendrá compromisos para frenar el deterioro del clima.

Uno de los aspectos más relevantes de este acuerdo ha sido el compromiso de China y Estados Unidos, los dos  de los principales emisores de contaminantes en el mundo, se han comprometido con la reducción de sus emisiones de CO2 ante la ONU. Sin embargo, este avance se ve reducido a una cuestión indicativa y de principios, nada vinculante con aspectos de obligatorio cumplimiento, más que el compromiso manifestado ante la Conferencia.

Por su parte, Bolivia manifestó que no estaba de acuerdo con dicho acuerdo, porqué el gobierno de Evo Morales considera que los Acuerdos de Cancún representan una versión pulida del malogrado acuerdo de Copenhague. Bolivia está decidida a recurrir ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) el acuerdo adoptado el sábado por la cumbre del clima de Cancún (México), alegando que su aprobación sin consenso vulnera las reglas internacionales, anunció a la AFP un portavoz de la delegación boliviana.

Por su parte el Foro Paralelo al COP16, aprobó su declaración final en donde más de 300 organizaciones campesinas e indígenas de 76 países reiteraron la reivindicación de la Declaración de Cochabamba de abril último, en defensa de la Madre Tierra, en el cual se reclama la justicia ambiental a las transnacionales que se han apoderado de los recursos naturales del mundo.

Por su parte, el presidente de México Felipe Calderón manifestó su beneplácito con el acuerdo, y dijo “Cancún pudo”, refiriéndose a la esperanza que despierta este acuerdo. Sin embargo, la Canciller mexicana reconoció que no existió el consenso de todos los países en torno a los acuerdos alcanzados.

Las organizaciones sociales presentes en la Cumbre alternativa manifestaron también su rechazo a los acuerdos alcanzados. Amigos de la Tierra dijo que este resultado de Cancún no es más que la repetición del antidemocrático y absolutamente insuficiente entendimiento de Copenhague. “Tenemos un Cancunhaguen que repudiamos”, cerró Ricardo Navarro.

Nnimmo Bassey, presidente de Amigos de la Tierra Internacional declaró que “el acuerdo alcanzado aquí no vale para luchar contra el cambio climático. Es una bofetada a quienes ya lo sufren. Para evitar el cambio climático catastrófico se necesita un acuerdo basado en la ciencia para lo países industrializados en virtud del Protocolo de Kioto, mediante el cual los países ricos reduzcan sus emisiones en al menos un 40 por ciento para 2020 sin mercados de carbono, compensación, ni vacíos legales. Deben recogerse aquí los principios de la Justicia Climática”.

Te gusto, quieres compartir