Las palabras no alcanzan

Ana Silvia Monzón

El día de hoy nos sorprendió con la noticia del asesinato de Emilia Quan, joven socióloga que venía aportando sus conocimientos y fortaleciendo su compromiso con nuestra sociedad. Apenas la conocí, pero me duele mucho pensar que su cuerpo fue violentado, que ¡una vez más! la fuerza se impuso. Que con todo impunidad se coartan nuestras libertades, apenas ganadas. Me duele constatar la vulnerabilidad de todas y todos en este “pequeño y horrendo país”.

Cada muerte como ésta nos empobrece, y lamentablemente no es la primera ni será la última mientras las autoridades responsables no enfrenten con decisión este problema, mientras la sociedad siga reproduciendo estas relaciones patriarcales basadas en la violencia, que nos despojan de nuestra dignidad.

Las palabras ya no alcanzan para nombrar el dolor por la pérdida de tantas vidas jóvenes, más que en la guerra reciente, según dicen las estadísticas. Pero tras esos números, hay rostros, historias, logros, sueños,nombres como el de Emilia.

Este hecho nos conmueve y nos compromete a continuar luchando por la vida. Honrando la memoria de miles y miles de personas cuyas muertes violentas son una realidad  que nuestra sociedad debe enfrentar.

Desde hace muchos años las mujeres en todo el mundo están denunciando esta violencia, recién conmemoramos el Día de la No Violencia contra la Mujer, en dos días se reiterará el compromiso  por la garantía de los derechos humanos para todas y todos.

Sumemos nuestras voces, nuestras indignaciones, nuestro dolor, nuestra pluma, nuestras acciones para preservar la vida.

Te gusto, quieres compartir