La publicidad por emplazamiento en los medios del Estado

Por: Luigino Bracci

Las personas que ejercen la comunicación social dentro de nuestra revolución están conscientes de lo dañinas que son las empresas transnacionales para los pueblos que intentan liberarse de la esclavitud que ellas representan. Jamás veríamos en VTV a alguna personalidad entrevistada sosteniendo un vaso de Coca Cola en las manos, o sentado junto a Ronald McDonald’s, o al lado de un cartel de Mobil-Exxon o de Texaco.

Caso obvio de publicidad por emplazamiento en la serie de televisión “Friends”

No lo veríamos en ningún medio revolucionario, ya que nuestros comunicadores sociales son cuidadosos al grabar una escena, y evitan que haya publicidad por emplazamiento en ellos, a menos tal vez si decidiéramos hacer una parodia o una burla de esos símbolos.
Además de las razones políticas, éticas y morales para evitar ese tipo de publicidad, la propia Ley de Responsabilidad Social en la Radio y Televisión (Ley Resorte), en su artículo 9, la prohíbe expresamente: “No está permitida la publicidad por emplazamiento, salvo en los eventos deportivos, siempre que no se trate de los productos y servicios contemplados en los numerales del 1 al 8, o con la intención de defraudar la ley”. Su violación recae en multas y en la obligación de ceder espacios para colocar mensajes educativos.
Lamentablemente, cuando hablamos de marcas de computadoras y sistemas operativos, los periodistas revolucionarios no suelen ser tan cuidadosos. Es normal, por ejemplo, que decidamos entrevistar a figuras importantes y decidamos hacer la composición de la escena colocando al entrevistado junto a un computador. Voy a colocar un ejemplo clásico: al excelente periodista Eleazar Díaz Rangel, quien es, para mí, uno de los más grandes ejemplos del periodismo moderno, y dada su gran experiencia es entrevistado muy a menudo por los medios del Estado. Todas sus entrevistas están llenas de conocimiento valiosísimo en torno a cómo el imperialismo ha dañado nuestros pueblos y ha usado los medios de comunicación para atacarnos.
Pero lamentablemente muchas veces se le entrevista en su sitio de trabajo, rodeado de computadores, y las escenas se suelen encuadrar así:

El problema es que a la mayoría de los computadores, a los pocos minutos, se les activa el protector de pantalla. Si su computador usa Microsoft Windows, lo más probable es que se active el protector que viene con el sistema, que no es otra cosa sino el logo de Microsoft Windows sobre un fondo negro. Y termina ocurriendo esto (vea el siguiente fotograma).

Allí lo tenemos: publicidad por emplazamiento gratuita para Microsoft. Entiéndase entonces que es un error que el entrevistador comete sin querer, que no es algo intencional, pero que ocurre muy a menudo y sin que el entrevistado se dé cuenta. De hecho, el error se repite aún con otros entrevistadores.

A pesar de la crisis mundial, Microsoft ha tenido en 2010 ingresos de 62.484 millones de dólares y ganancias netas del orden de 18.760 millones de dólares. Entre las 50 personas con más dinero en el mundo destacan Bill Gates (en el puesto 2, con 53.000 millones de dólares), Steve Ballmer, el actual presidente de Microsoft (puesto 33, con 14.500 millones) y Paul Allen, cofundador de Microsoft (puesto 37 con 13.500 millones de dólares), fortunas que han acumulado en apenas 30 años explotando al hombre, eliminando a la competencia y valiéndose de las abultadas ganancias por su software.

Microsoft se destaca además por sus prácticas mafiosas. Presiona con frecuencia a los Estados y gobiernos para aprobar leyes en favor de la propiedad intelectual (en Venezuela fue muy célebre el caso de cómo presionaron, o convencieron, al fallecido camarada Luis Tascón para promover una ley beneficiosa para ellos), y presionan para colocar funcionarios públicos que los apoyen (la Junta de Andalucía, famosa por su apoyo al Software Libre, se ha volteado completamente a favor de Microsoft a raíz de la incorporación de un sobrinito de Felipe González en ella). Así como también compran a Novell, empresa propietaria de numerosos proyectos de Software Libre, en una obvia movida para sacarlos del camino.

A todo esto, también hay que destacar que la imposibilidad de ver cómo funciona el software de Microsoft y la existencia de diferentes leyes estadunidenses (CALEA, Patriota) indican que el software de Microsoft puede usarse para espiarnos. El Software Libre necesita apoyo mediático

Por estas y muchas otras razones, las y los computistas revolucionarios nos hemos decidido por el software libre, que no sólo es gratuito, sino que tiene todo su código fuente, que nos permite modificarlo, adaptarlo a nuestras necesidades y dárselo a terceros. El Presidente Chávez también se dió cuenta de ello, y en 2004 firmó un decreto para que el Estado use exclusivamente software libre. Lograrlo ha sido una tarea titánica. En muchos casos las y los comunicadores sociales, en vez de apoyarnos a través de los medios del Estado, han sido sus principales detractores al negarse al cambio, asegurando que no sirve, no funciona, no es lo mismo, se ve feo, etc. No se han dado cuenta de que, sin querer, han sido víctimas del mercadeo de Microsoft y otras empresas capitalistas transnacionales, que nos han hecho creer desde nuestra infancia que el software comercial de Microsoft es lo único que existe y que cualquier otra alternativa seguramente es una piratada.

Obviamente quienes apoyamos al Software Libre también entendemos las presiones y la dinámica a las que se ven sometidos las y los periodistas en medio de una guerra mediática, donde se les exige trabajar duro captando y procesando noticias e información. Y que muchas veces lo último que uno quiere es que se le entorpezca el trabajo.

Sin duda que hay formas de hacer la migración de forma conveniente para todas y todos, y muchos entes del Estado lo han logrado exitosamente.

Tal vez a usted le parezca una tontería ver logos de Windows de vez en cuando, en VTV u otros medios públicos, o en alguna charla en la calle. Pero la forma tan omnipresente en la que Microsoft se muestra y promociona, ha reforzado ante la mayoría de la gente la idea de que Microsoft es lo único que se puede usar en un computador personal, y que esa gente que anda con el software libre son una manada de desadaptados, o en el mejor de los casos, unos utópicos soñadores.

Esperamos que nuestros camaradas revolucionarias y revolucionarios nos ayuden en esta lucha, y no obliguen a las comunidades de Software Libre a organizarse en comités de usuarias y usuarios para hacer las respectivas denuncias a Conatel ante esta publicidad por emplazamiento involuntaria. La idea es trabajar juntos y que el software libre sea un arma más en las manos de todas y todos, para combatir el capitalismo y sus nefastas consecuencias. Para nada uno quiere que todos terminemos molestos o enfrentados por cosas que se pueden solucionar tan fácilmente.

Te gusto, quieres compartir