Constrastes y contradicciones

Por: Mario Rodriguez

El país está lleno de contradicciones y contrastes. Basta un par de ejemplos para darnos cuenta de las mismas. Somos la quinta economía exportadora de café y azúcar del mundo y estamos entre los primeros exportadores de brócoli y ajonjolí, lo que muestra nuestra capacidad productiva. Sin embargo, el año pasado la sequía que asoló el país, provocó una alerta alimentaria que dejó secuelas graves en la población, especialmente entre los niños y niñas. Este año, dos tormentas tropicales dejaron en ruinas la infraestructura y muchas cosechas se han perdido, con lo cual, de nuevo hay problemas de seguridad alimentaria.

Según el organismo de Naciones Unidas para la Agricultura, FAO, el 16% de la población guatemalteca padece de hambre crónica. Sin embargo, dicen esos mismos datos, que en algunos departamentos en donde la población es mayoritariamente indígena, la desnutrición crónica llega hasta un 70%. Los contrastes que eso provoca se muestran en que 7 de cada 10 personas tienen hambre en zonas rurales, mientras que en las ciudades, 1 de cada 4 padece de obesidad.

¿Porqué en un país con tanta riqueza hay tantos pobres con hambre?. Según datos del Banco de Guatemala, en el 2009 el país contabilizó en reservar monetarias internacionales un monto record de 5,200 millones de dólares, de los cuales gran parte están depositados en bancos del exterior, mientras se transferían al exterior unos 4,400 millones de dólares en ese mismo período, producto de transferencias corrientes, pago de royaltis y traslado de capital de las subsidiarias transnacionales. En contraste, los migrantes han enviado 3,912 millones de dólares para sostener la economía del país.

Los ricos y sus empresas, envían el dinero del país al exterior, luego de explotar los recursos naturales y humanos aquí adentro. Los pobres, esos que el sistema ha desechado, envían su dinero de nuevo al país, para que tengamos algo de comer.

Te gusto, quieres compartir